Después de la larga pausa estival, el Mundial de Superbikes vuelve a la pista en el tortuoso circuito de Portimao, donde uno trazado con numerosos altibajos que, unidos a las altas temperaturas del aire y el asfalto, han puesto en dificultad la puesta a punto de las motos. Las dificultades encontradas en las pruebas también se confirmaron durante el fin de semana de la carrera. Román tuvo que trabajar inmediatamente en la puesta a punto de una moto que desde el viernes estaba nerviosa e inestable. Junto con los técnicos intentaron muchas soluciones, pero nada decisivo, y en la primera carrera optaron por una configuración conservadora, que le permitió terminar la carrera en la zona de puntos, pero lejos de los puestos deseados. El sábado por la noche sus técnicos decidieron dar una vuelta de tuerca a la moto, y en el warm-up la mejora fue clara. La moral y las expectativas estaban entonces de vuelta a las cotas de siempre. Después de una buena salida en la segunda carrera, por desgracia, Román se cayó en la curva diez, mientras luchaba con Leon Camier. Una verdadera lástima, porque su ritmo de carrera era muy rápido.

Román Ramos en Portimao © Graeme Brown/GeeBee Images/Kawasaki Racing Team

Román Ramos #40 (carrera 1 del WSBK; 14º): “Estamos haciendo mucho esfuerzo, pero no puedo pilotar esta moto como me gustaría. Está muy nerviosa y no puedo ir rápido. El equipo ha trabajado mucho pero no cambia nada. Al final, conseguimos llevar a casa algunos puntos, pero porque tuvimos suerte, aunque nos quedamos muy lejos de la actuación que queríamos haber tenido”.

Román Ramos #40 (carrera 2 del WSBK; retirado): “Hoy fue otra moto. Anoche mi equipo hizo magia y la moto es otra. Todavía no me sentía del todo como quería, pero hoy todo funcionó mucho mejor y pude ser más rápido. De hecho, me estaba divirtiendo. Camier y Mercado estaban a mi alcance y lo siento mucho por la caída, pero estaba empujando mucho y he perdido la rueda delantera. Gracias a todo el equipo por el esfuerzo y el gran trabajo realizado”.

Denis Sacchetti (jefe de equipo): “Esperábamos lluvia, pero no tormenta. Sabíamos que este circuito iba a ser difícil para nosotros, pero no tanto. En Superbikes tuvimos que trabajar duro para encontrar una puesta a punto correcta que permitiera a Román pilotar como él sabe, pero al final sólo el domingo nos acercamos a una buena configuración. Lástima por la caída, pero éstas son las carreras, y esto puede pasar”.
[fuente y fotos © Kawasaki GoEleven y Kawasaki Press]

Resultados oficiales de la Carrera 2 en este enlace

El Mundial tras la cita portuguesa en este enlace