Toyota y Fernando Alonso, más líderes del WEC tras la victoria en las 1.000 millas de Sebring

  • Nueva lección de pilotaje nocturno del piloto asturiano de Toyota, que firmó los mejores relevos al volante del TS050 HYBRID #8, líder del Campeonato del Mundo de Resistencia —World Endurance Championship (WEC)—.
  • Quinto doblete de Toyota en la supertemporada 2018-2019 del WEC gracias al segundo puesto del TS050 HYBRID #7, lo que consolida al otro prototipo de TOYOTA GAZOO Racing como segundo clasificado de la general.

Toyota y Fernando Alonso se consolidan como líderes del Campeonato del Mundo de Resistencia —World Endurance Championship (WEC)— tras sumar, en las 1.000 Millas de Sebring, la sexta prueba de la supertemporada 2018-2019, una nueva victoria, la tercera para el piloto asturiano y sus compañeros Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima en el TS050 HYBRID nº 8 tras las cosechadas en las 6 Horas de Spa-Francorchamps y las 24 Horas de Le Mans y la quinta para Toyota, que únicamente no ha logrado el triunfo esta temporada en las 6 Horas de Silverstone.

Con su victoria en el Circuito de Sebring, en Florida (EE.UU), añadido a la espectacular pole position lograda por Fernando Alonso el día anterior, el piloto asturiano y sus compañeros Buemi y Nakajima son todavía más líderes del WEC: encabezan la clasificación con 135 puntos, 15 más que los otros tres pilotos de Toyota, Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María ‘Pechito’ López.

Conway, Kobayashi y ‘Pechito’ López, a los mandos del TS050 HYBRID #7, lograron en Sebring su quinto podio del año, acumulando ya tres segundas plazas y dos victorias en lo que va de supertemporada de WEC. La sexta cita del WEC 2018-2019 es la segunda carrera que más puntos otorga, tras las 24 Horas de Le Mans, por lo que el doblete de Toyota es todavía más significativo de cara a la clasificación.

La cita americana del WEC, el regreso a la competición tras el parón invernal, arrancó con los dos Toyota TS050 HYBRID en cabeza, haciendo valer sus dos primeras posiciones en la parrilla de salida al haber logrado los dos mejores tiempos en la sesión clasificatoria. Pronto, los dos prototipos de Toyota se distanciaron del resto de participantes y dejaron claro que la pelea por la victoria iba a ser cosa únicamente de dos.

Sébastien Buemi al volante del TS050 HYBRID #8 y José María ‘Pechito’ López en el TS050 HYBRID #7 completaron el primer relevo sin problemas, antes de ceder su asiento a Fernando Alonso y Kamui Kobayashi, respectivamente, cuando se alcanzaba la hora y cuarto de carrera (vuelta 44). La diferencia entre ambos prototipos de Toyota permanecía estable en el entorno de los 10 segundos aunque el buen hacer de Fernando Alonso permitió al TS050 HYBRID #8 ampliar la ventaja un par de segundos.

Sin embargo, el tráfico y, especialmente la aparición de un Safety Car en la vuelta 66, terminó con la ventaja de Fernando Alonso y su TS050 HYBRID #8. El piloto asturiano de Toyota hizo valer su mejor ritmo tras la retirada del coche de seguridad, en la vuelta 71, y poco a poco recuperó la distancia al frente de la carrera. Cuando cedió su turno a Kazuki Nakajima, poco antes de entrar en la tercera hora de carrera, el TS050 HYBRID #8 encabezaba las 1.000 millas de Sebring con 13 segundos de ventaja.

La diferencia entre ambos Toyota se mantuvo estable, en torno a los 12 segundos, hasta que Mike Conway, que había relevado a Kobayashi al volante del TS050 HYBRID #7 comenzó a marcar un ritmo endiablado, recortando paulatinamente el hueco y poniendo en apuros a Kobayashi, aunque este finalmente aguantó con el TS050 HYBRID nº 8 al frente de la prueba.

Poco después, ya con Buemi y ‘Pechito’ López de nuevo en pista, cuando se enfilaba la quinta de hora de carrera, se produjo el suceso que, a la postre, condicionaría el resultado final de la prueba: un toque del TS050 HYBRID #7 de ‘Pechio’ López con otro competidor dañó la parte trasera de su Toyota y le hizo perder varias vueltas después de necesitar entrar en boxes para reparar los desperfectos.

Desde ese momento, los tres pilotos del TS050 HYBRID #8 tuvieron claro que “lo único” que tenían que hacer era mantener su ventaja. A poco más de dos horas del final de la carrera, Fernando Alonso volvió a sentarse a los mandos del TS050 HYBRID #8 y dio de nuevo un recital de pilotaje nocturno, como ya hiciera en las 24 Horas de Le Mans el pasado mes de junio. Así, consolidó la diferencia a favor del líder del WEC.

La aparición de la lluvia en la última hora de carrera, aunque pudo ser un aliciente para el devenir final de la prueba, finalmente no modificó las posiciones en cabeza y Toyota volvió a firmar un doblete, el quinto de la temporada, terminando el TS050 HYBRID #8 con 253 vueltas completadas al Circuito de Sebring, una más que el TS050 HYBRID #7.

Tras las 1.000 millas de Sebring únicamente restan ya dos pruebas de la supertemporada 2018-2019 del WEC, las 6 Horas de Spa-Francorchamps, el próximo 4 de mayo, y las 24 Horas de Le Mans, los días 15 y 16 de junio.

Fernando Alonso (Toyota TS050 HYBRID #8): “Es un día muy feliz para nosotros. Vinimos a este circuito tan difícil e hicimos muchas pruebas y nos preparamos muy bien. Entramos en el fin de semana sintiéndonos seguros de que tendríamos una buena carrera, particularmente gracias a la pole position de ayer. Desde el liderato de la carrera, intentamos gestionar el riesgo. La lluvia fue muy estresante, pero Kazuki hizo un trabajo fantástico en condiciones difíciles para llevarnos otra victoria en un lugar histórico para las carreras de resistencia”.
[fuente y fotos  Toyota Gazoo]

Por lo que respecta a los otros dos españoles en carrera, el Ferrari 488 GTE EVO #71 del AF Corse de Miguel Molina acabó P15 de la general y 6º de su categoría LMGTE Pro mientras que el Chevrolet Corvette #63 del Corvette Racing de Antonio García acabó dos puestos más atrás.

Clasificación Oficial de la carrera en este enlace

La mejor vuelta de cada piloto en Sebring aquí

Los diferentes cambios de liderato en la carrera aquí

Clasificación Oficial del Mundial tras Sebring aquí