Sébastien Buemi, Kazuki Nakajima y Fernando Alonso en el Toyota TS050 HYBRID #8 vieron los primeros la bandera a cuadros después de ocho horas de carrera frente a la gran multitud entusiasta de Florida para aumentar su ventaja en el Campeonato del Mundo WEC a 15 puntos.

La primera carrera del equipo Toyota y del WEC en Sebring comenzó bajo un sol brillante y con una temperatura del aire de 28 °C con Sébastien Buemi en la pole position con el #8 haciendo una buena salida y liderando la carrera desde el principio, con José ‘Pechito’ López presionando justo detrás en la segunda posición con el Toyota #7.

El gran trabajo de Buemi ampliando la distancia se fue al traste al cabo de dos horas cuando un accidente provocó una bandera roja por lo que, cuando se reanudó la sesión quince minutos más tarde, Kamui Kobayashi en el #7 y Fernando Alonso en el #8 estaban juntos.

El siguiente duelo entre los TS050 HYBRID fue entre Kazuki Nakajima en el #8 y Mike Conway en el #7 ya con el Rebelión #3 tercero a tres vueltas. Pero un duelo titánico entre los dos Toyota tuvo su final después de cuatro horas y media cuando Pechito López, al volante del #7, sufrió un contacto menor con el Aston Martin #90 que requirió un cambio de la cubierta del motor y la tapa de la carrocería trasera, que costó cuatro minutos en los boxes, lo que hizo que éste retrocediera y diera un claro margen de ventaja a Buemi. Sébastien entonces comenzó a pilotar sin correr riesgos a través del tráfico de Sebring, famoso por la dificultad de los doblajes, cuidando de proteger tanto la integridad de TS050 #8 como su ventaja. El equipo #7 por su parte mostró un gran espíritu competitivo y a su regreso a la pista estableció tiempos competitivos y extendió su cómoda ventaja sobre el tercer clasificado.

Las últimas tres horas de la carrera transcurrieron sin mayores incidentes, hasta que el clima de Florida se alzó como protagonista y la lluvia comenzó a caer alrededor de media hora antes del final. Con la bandera a cuadros acercándose, la intensidad de la lluvia aumentó y ambos Toyota pararon a falta de 20 minutos para cambiar a los neumáticos Michelin intermedios. Pero a medida que se acercaban al final, las condiciones empeoraron, y ambos coches regresaron al carril de boxes para cambiar a neumáticos de lluvia extrema con el único objetivo de evitar cualquier incidente y llegar a la bandera a cuadros de manera segura.

Esto se hizo un poco más fácil cuando se llamó al coche de seguridad a falta de tan sólo 12 minutos debido a un accidente de un LMP2. Con la lluvia intensa que continuaba cayendo e incluso arreciando, pilotar detrás del coche de seguridad era un desafío, pero Kazuki se mantuvo tranquilo y llevó al #8 a meta para lograr la victoria, seguido por Mike en el #7.

Esto significa que, a falta de sólo dos carreras para la conclusión de la Supertemporada 2018-2019, TOYOTA GAZOO Racing encabeza el Campeonato Mundial de equipos con 53 puntos, e irán a las 6 Horas de Spa-Francorchamps el 4 de mayo, con el objetivo de sellar el Mundial de equipos antes incluso de llegar a las 24 Horas de Le Mans.

Hisatake Murata, presidente del equipo: “Estoy muy contento de que TOYOTA GAZOO Racing y nuestro TS050 HYBRID sean los primeros ganadores de las 1000 millas de Sebring. Nuestra visita a Sebring ha sido desafiante pero exitosa. Todos los integrantes del equipo se adaptaron muy bien a los diferentes requisitos y apretaron mucho para lograr este resultado. Gracias a ellos y también muchas gracias a los fans en Florida; han hecho que nuestra primera visita aquí sea realmente especial con su pasión por las carreras de resistencia y su cálida bienvenida. Espero que hayan disfrutado la carrera”.

El TS050 HYBRID #8 venció tras 253 vueltas, 13 paradas en boxes y hacer la vuelta más rápida en 1’42”360 con Alonso firmando el récord de la pista en su disputa por la pole en 1’40”124.

Fernando Alonso, (TS050 HYBRID #8): “Es un día feliz para nosotros. Vinimos aquí a este circuito tan difícil e hicimos muchas pruebas y preparación. Entramos en el fin de semana sintiéndonos seguros de que tendríamos una carrera fuerte, particularmente desde la pole position. Desde el liderato de la carrera, intentamos gestionar el riesgo. La lluvia fue muy estresante, pero Kazuki hizo un trabajo fantástico en condiciones difíciles para lograr otra victoria en un lugar histórico para carreras de resistencia”.
[fuente y fotos© Toyota Gazoo Racing]