En un fin de semana entre el sol, la lluvia, la pista fría y húmeda, los pilotos tuvieron que adaptarse a todas las condiciones, teniendo que ser rápidos siempre.

Así, los resultados inciertos hasta el ultimo momento, han consagrado a Jonathan Rea como campeón del mundo y además por tercera vez consecutiva.

Román Ramos siempre estuvo cerca de las primeras posiciones e incluso en condiciones húmedas sus referencias de tiempo fueron realmente buenas. Se cayó durante la Superpole 1 cuando estaba atacando la pole position para así haber pasado a la Superpole 2, pero el asfalto mojado le traicionó en el peor momento.

Los mecánicos repararon la moto rápidamente y en la carrera 1 pudo poner un buen ritmo de carrera, ganando la batalla a De Rosa al final.

El domingo se corrió en pista seca, y Román estuvo muy rápido, batallando con Jordi Torres hasta la ‘photo finish’, cuando los dos españoles casi podían aspirar a la séptima posición de Sykes. Un gran noveno puesto al final, a sólo 9 segundos de Melandri que terminó quinto.

Román Ramos #40 (WorldSBK carrera 1, 12º): “Durante la mañana hubo muchas caídas y no quería arriesgarme demasiado. Empecé a tratar de entender lo mejor posible las condiciones, luego empujé un poco más y más cada vuelta y en el último momento iba tan rápido como los primeros pilotos. Me sentí bien con la moto y estoy contento con esta posición, pero en particular tengo que agradecer a mi equipo que hizo un gran trabajo de reconstrucción de la moto entre la calificación y la carrera tras mi caida”.

Román Ramos #40 (WorldSBK carrera 2, 9º): “Comenzaron a caer unas gotas de lluvia en la parrilla de salida y por un momento pensé que la carrera iba a ser de “bandera a la bandera” (flag-to-flag). Entonces me di cuenta de que tenía que pensar sólo para dar lo mejor desde el comienzo y olvidarme de todo lo demás. Empujé desde la primera vuelta, pero después de las 4 primeras vueltas las gotas de lluvia fueron más fuertes y durante un par de vueltas no corrí ningún riesgo. Después vi que los pilotos de delante seguían siendo muy rápidos, así que cerré los ojos y traté de hacerlo lo mejor que pude. Me divertí mucho, especialmente con la pelea y el intercambio de adelantamientos con Torres. Fue realmente emocionante. La lástima fue que no pudimos alcanzar a Sykes”. [fuente; Kawasaki Go Eleven Team]