El equipo Movistar Yamaha MotoGP estuvo de celebración en el Gran Premio Michelin de Australia en el circuito de Phillip Island con la victoria de Maverick Viñales.

Viñales no tuvo el inicio de carrera que esperaba saliendo desde el segundo puesto en la primera fila y se ubicó en la décima posición después de las primeras curvas. Al final de la primera vuelta, comenzó a ascender de nuevo en el orden de clasificación, y en la vuelta 3 alcanzó la octava posición. Permaneció allí unas vueltas hasta que el drama sucedió a falta de 21 vueltas para el final, cuando Johann Zarco y Marc Márquez chocaron.

No afectado por el incidente, el piloto del Factory Yamaha aprovechó el momento para lanzar su ataque y tomó la delantera de la prueba en la vuelta 8. Desde ese momento en adelante, hizo exactamente lo que predijo la víspera: bajó la cabeza, apretó y enlazó vueltas y vueltas en 1’29”, para abrir hueco.

Hacia el final de la carrera, el español tuvo una cómoda ventaja de más de 4 segundos, lo que le permitió tener un poco de descanso en las últimas cinco vueltas. No cometió ningún error y consiguió una victoria fantástica, con un margen de 1”543 sobre su rival más cercano.

Maverick Viñales: “¡Ésta es la mejor sensación de la historia, de verdad! Hemos estado en la oscuridad todo el año, y de repente, ¡llegamos a la luz! No pude mostrar mi potencial en las carreras anteriores, pero hoy sí pude. Ser el primero en Australia siempre es increíble. Es la mejor pista de la historia, y me gusta estar en la parte delantera. Ganar aquí y romper este largo período sin ganar de Yamaha ¡es increíble! La moto me ha dado muy buenas sensaciones, así que sabía que podía mantenerme en 1’29”. Eso es lo que hice durante la mayor parte de la carrera. Intenté escaparme todo lo que pude, porque sabía que mi neumático no iba a durar hasta el final. Sabía que abrir esa brecha sería difícil. Tuve algunos momentos complicados con algunos pilotos, y otros temblando en la moto mientras estaba luchando, pero de todos modos lo logré. ¡Fue increíble! Tengo que dar las gracias al equipo, porque este fin de semana han trabajado por la victoria. Intentaremos ser los mejores e intentaremos trabajar en la buena dirección. No queremos perder la concentración, porque no sabemos lo que pasará en Malasia, pero seguro que el nivel de motivación será alto después de este fin de semana”.
[fuente © Yamaha Racing]