La próxima prueba de Michelin y de la familia de MotoGP hace que la compañía francesa compita en su propia tierra pues el Campeonato del Mundo viaja a Le Mans para el Gran Premio SHARK Helmets.

Una de las carreras más importantes del calendario para Michelin es la de Le Mans, que es también uno de los eventos más emblemáticos del año. El circuito de 4,185 m con sus cinco curvas a la izquierda y nueve a la derecha reapareció a fines de 2016 y el nuevo asfalto produjo de inmediato tiempos de vuelta muy rápidos y romper todos los récords.

La gama de neumáticos Michelin Power Slick para la superficie de severidad media de Le Mans estará formada por compuestos blandos, medios y duros tanto para la rueda delantera como para la trasera, con las versiones traseras con un diseño asimétrico con el lado derecho más duro para lidiar con las curvas adicionales que van mayormente en esa dirección. El delantero duro será el nuevo compuesto que se agregó a la asignación al comienzo de la temporada, mientras que los traseros tendrán el nuevo compuesto que se probó en la pretemporada y luego se incluyó en el rango de este año.

El circuito es muy estrecho y presenta muchas curvas cerradas que requerirán una buena estabilidad de los neumáticos Michelin delanteros al frenar, y además las fuertes aceleraciones y la tracciones pondrán a prueba los traseros por lo que la asignación para este evento se ha elegido específicamente para cumplir con estos requisitos.

Le Mans es una carrera muy popular y colorida. Se espera que una gran multitud se acerque al circuito de carreras Le Mans Bugatti Grand Prix, que incorpora en su diseño partes de la famosa pista de las 24 horas, pero con la posición de la pista en la región de Sarthe en Francia, el clima húmedo nunca puede ser ignorado. En caso de lluvia, los neumáticos Michelin Power Rain estarán disponibles en compuestos blandos y medios para combatir las condiciones de humedad que puedan surgir, y al igual que con las lisas, las ruedas traseras también tendrán un acabado asimétrico con el lado derecho más duro.

Marc Márquez venció en Le Mans el año pasado

La quinta ronda del Campeonato del Mundo de MotoGP 2019 se llevará a cabo el domingo 19 de mayo, en una carrera a 27 vueltas y la salida será a las 14:00 hora local.

Piero Taramasso – Gerente de dos ruedas Michelin Motorsport: “Este fin de semana es uno de los eventos más importantes para nosotros en el calendario. Es nuestra carrera local, por lo que contamos con el apoyo de los fans franceses y también tenemos una gran presencia de miembros de la familia Michelin que viene a la carrera, así que sabemos que tenemos mucha gente que quiere que lo hagamos bien, lo que se traduce en que es imperativo para nosotros que les demos un buen espectáculo. El circuito de Le Mans es uno de los que tenemos más datos y también uno de los que usamos como referencia porque el asfalto es muy bueno y más tras su reasfaltado, aunque eso no significa que no busquemos mejorar. Tenemos nuevos compuestos que se agregaron después de las pruebas a principios de año, lo que sin duda ayudará a los pilotos a mejorar su rendimiento, como ocurrió en Jerez en la última carrera. Todo ello promete que veamos otro gran evento. ”
[fuente y fotos Michelin Motorsport]

Así está el mundial de MotoGP tras Jerez

Brembo presenta el MotoGP francés de 2019

Del 17 al 19 de mayo, el Circuito de Le Mans Bugatti (Francia) acogerá la quinta prueba del Campeonato del Mundo de MotoGP de 2019.

El circuito francés se construyó en 1965 en torno a la pista de 24 horas de Le Mans, con la que comparte un tercio de la pista. Bautizado con el nombre de Ettore Bugatti, el circuito acogió por primera vez en 1969 la categoría de 500cc del Campeonato del Mundo, pero sólo ha sido sede permanente del GP de Francia desde el año 2000.

La pista tiene una longitud de casi 4,2 km, con una recta de llegada de sólo 674 metros, pero como hay muchas otras rectas, los pilotos pueden enfriar fácilmente sus discos de carbono Brembo. Para evitar el riesgo contrario, muchos de los pilotos probablemente adoptarán discos de freno con una superficie de frenado menor.

Brembo ha puesto los discos de carbono a disposición de todos los pilotos. Estos discos tienen un diámetro de 320 mm y 340 mm, y los hay con superficie alta y con baja para asegurar el correcto rango de funcionamiento, en términos de temperatura, en cada tramo de la vía.

Más concretamente, los discos de 340 mm con superficie de frenado baja tienen propiedades térmicas similares a las de los discos de 320 mm con una superficie alta, pero cuando el diámetro del disco es variado, es posible generar un mayor par de frenado a la misma presión de funcionamiento.

Incluso en caso de lluvia, los pilotos deben elegir discos de carbono debidamente protegidos por tapas personalizadas que garanticen a los discos el correcto rango de funcionamiento, en términos de temperatura.

Según los técnicos de Brembo, que por cuarto año consecutivo están asistiendo a todos los pilotos de MotoGP, el Circuit Le Mans presenta un nivel medio de dificultad en los frenos. En una escala de 1 a 5, obtuvo un 3 en el índice de dificultad, la misma puntuación otorgada a otras nueve pistas de la presente temporada.

En cada vuelta, los pilotos frenan nueve veces durante un total de 28 segundos, una estadística realmente muy significativa ya que es la tercera pista más corta del Campeonato del Mundo sólo por detrás de Sachsenring y Valencia.

Los frenos se utilizan durante el 30 % de la duración total de la carrera. La deceleración máxima media de 1,2 G por vuelta también es significativa y es superior a la deceleración experimentada en un superdeportivo como el Chevrolet Corvette Z06.

Sumando toda la fuerza aplicada por un piloto en la palanca de freno Brembo desde la línea de salida hasta la bandera a cuadros, el resultado es de más de 900 kg, la misma cifra alcanzada en MotorLand Aragón. En la práctica, ésto significa que un piloto tiene que aplicar unos 22 kg de fuerza cada minuto de la carrera.

De los 9 tramos de frenado en el Circuito Bugatti, 3 están clasificados como exigentes en cuanto a los frenos, 3 son de dificultad media, y los 3 restantes sólo suponen un ligero reto para los sistemas de frenado.

Las dos curvas más difíciles están en orden numérico (curvas 8 y 9), aunque están separadas por una recta bastante larga. El tramo de frenado más difícil es el de la curva 9 en el cual las motos de MotoGP entran en la zona a 292 km/h y frenan durante 4,3 segundos en 246 metros para desacelerar hasta los 104 km/h. En ese punto, los pilotos aplican una carga de 5,2 kg en la palanca de freno y sufren una desaceleración de 1,5 G. La presión de 11,1 bar que alcanza el líquido de frenos Brembo HTC 64 T es también igual de impresionante.

La curva 8 es otro reto para los frenos, aunque las motos entran en ella un poco más despacio. Pasan de 251 km/h a 76 km/h en 4,5 segundos en un espacio de 190 metros. Aquí también la deceleración es de 1,5 G, pero la carga en la palanca es “sólo” de 5,1 kg.

Los frenos Brembo han ganado las últimas 27 carreras de GP francesas, incluyendo las 19 disputadas sin interrupción en el Circuito Bugatti. En las últimas siete carreras, los pilotos españoles ganaron siempre. Jorge Lorenzo ostenta el récord de MotoGP con cinco victorias, seguido por Valentino Rossi con tres, pero la última fue en 2008.

El primer piloto que ganó en esta pista fue Giacomo Agostini en 1969. En aquel momento, los frenos Brembo no se utilizaban en competición, pero en los años 80, el piloto italiano eligió los frenos Brembo para el equipo Yamaha que dirigía en la categoría de 500cc.
[fuente Brembo]

Estadísticas completas de los pilotos vía DORNA en este enlace

Racecard vía MICHELIN con toda la info en este enlace

PDF vía BREMBO con todos los datos de ‘Le Mans’ aquí