Lewis Hamilton fue uno de los destacados remontando desde el fondo de la parrilla en el Gran Premio de Italia. El británico tuvo que comenzar en Monza dese la 19ª posición, pero después de una gran carrera cruzó la línea de meta en un meritorio quinto lugar. A falta de cinco vueltas el coche de Daniel Ricciardo se quedó parado en la recta de Lemos y el Coche de Seguridad salió a pista. Tardaron mucho tiempo en sacar el McLaren del australiano y la carrera acabó tras las luces del Safety. Pero en el momento en el que se anunció el cartel todos los pilotos entraron a montar neumáticos blandos para atacar y defenderse, excepto Hamilton al que dejaron en pista. Mike Elliot, director de estrategia, explica esta decisión y aviva los fantasmas de Zandvoort cuando también dejaron al siete veces campeón sin parar.

    La misión era aguantar a Pérez

    Comenzó el gran premio con neumáticos medios, alargó lo máximo su parada par poner blandos en su única entrada en boxes. Pero Hamilton y Mercedes decidieron no hacerlo y continuaron conduciendo con los blandos utilizados considerando varios escenarios y opciones en ese momento. “En ese momento, estamos tratando de pasar por todo tipo de escenarios diferentes mirando el software de estrategia que tenemos para ayudarnos con tales decisiones. Uno de los escenarios era que el coche de seguridad no terminaría antes del final de la carrera y no habría reinicio. Eventualmente esto sucedería“, explicó a Sky F1.

    La segunda opción que se podía presentar: “Otro escenario era que habría una bandera roja y luego teníamos que cambiar los neumáticos en ese punto. También buscamos meter a Lewis y poner neumáticos nuevos”, añadió.

    Agrega que había una tercera vía. “En el último escenario, preguntamos si Lewis podría haber mantenido a Pérez detrás de él con los neumáticos. En nuestra opinión, la respuesta a eso fue ‘sí’. Si escuchas la comunicación por radio con Lewis de dos vueltas antes, le preguntamos sobre los neumáticos en relación con un reinicio después del coche de seguridad. Esperaba que la goma fuera lo suficientemente buena, por eso la elegimos“, concluyó.

    Esta última elección fue por la que se decantaron y acertaron porque la carrera en Monza ya no se reanudó. Arriesgaron pero les salió bien. Lewis Hamilton cruzó en quinto lugar, mientras que George Russell, su compañero, fue tercero.

    Fuente: www.caranddriver.com