Stefano Domenicali y la Fórmula 1 no desisten de la idea de incluir al continente africano dentro de la gira mundial del campeonato, después del fallido intento acelerado por intentar incorporar al circuito de Kyalami para la temporada 2023, situación que llevó a temer por la presencia de alguna de las citas más históricas del actual campeonato para el año que viene, como el Gran Premio de Bélgica en el circuito de Spa-Francorchamps y que finalmente no ha podido materializarse en el tiempo récord que esperaban.

    Necesidad, pero con garantías

    Y es que para la nueva cúpula directiva de la F1, la integración de todos los continentes y por ende de todos los mercados posibles es una de las prioridades capitales a las que deben hacer frente, pero no a cualquier precio o de cualquier manera, como así asegura el mismo Domenicali: “Cuando hacemos algo nuevo, tenemos que asegurarnos de que se hace con los socios adecuados y que los fundamentos son estables para permanecer en el calendario durante más tiempo”, comentó el mandatario italiano en palabras a Sky Sports F1, sobre la necesidad de avanzar con paso firme, y no repetir casos como el del GP de Vietnam.

    Estas palabras hacen referencia a la fallida incorporación del Gran Premio de Sudáfrica, que a lo largo de la temporada 2022 a pasado de sonar para 2023, a darse por hecho, para finalmente desestimarse, por el principal inconveniente de ausencia de garantías económicas por parte del promotor –Ministerio de Turismo del país–, cuyas buenas intenciones no han sido suficiente para traer de vuelta un gran premio que ya se centra en incorporarse para 2024, con el apoyo de fondos de inversión estadounidenses.

    Sería malo ir un año y que [el evento] desaparezca si las condiciones no son las adecuadas”, reitera Domenicali en referencia a la imagen del campeonato en caso de que la cita no se aferre al ajetreado calendario por varias temporadas.

    No solo está Sudáfrica

    Paralelamente, Stefano ha indicado que desde la F1 no solo barajan Kyalami como escenario del retorno del gran circo a África, sino que a lo largo del continente existe interés en otros puntos que con el impulso adecuado podrían disputar el puesto a Sudáfrica: “Hay que tener los activos financieros adecuados, pero también que el recinto esté preparado para el fin de semana que queremos [celebrar el Gran Premio]. Lo único que puedo decir es que tras el primer contacto con Kyalami, otros lugares de África están interesados en la Fórmula 1. Es un objetivo muy claro. Esperamos que África vuelva a estar en el calendario muy pronto”, comenta Domenicali, señalando un interés manifiesto en varias regiones, en una muestra más de que a la F1 no le importa tanto que escenario o circuito albergue una carrera del mundial desde el punto de vista deportivo, sino más bien mirando hacia un mercado ‘virgen’ aún por explotar como el africano.

    En la actualidad, más allá de Kyalami, África no cuenta con una gran cantidad de estructuras capaces de albergar una prueba de esta envergadura, más allá del circuito urbano de Marrakech donde corre la Fórmula E –y que cuenta solo con el Grado 2 de la FIA–, aunque por otro lado el poder capital todo lo puede, y no impediría la construcción de un nuevo circuito en cualquier país que se lance, aunque en tal caso el retorno de la F1 se haría esperar algunas temporadas más.

    Fuente: www.caranddriver.com