Mattia Binotto pasa malos momentos al frente de la Scuderia Ferrari, a pesar de que hace unas horas se encendiese y apagase casi con la misma velocidad el rumor de su salida del equipo, no es menos cierto que su gestión al frente del equipo rojo está cada vez más en entredicho. Y es que no resulta nada agradable ver como los de Maranello han pasado de ‘disputar’ el campeonato a Red Bull, a centrarse en la defensa del segundo puesto en constructores contra una Mercedes que desde hace unos meses cuenta con un monoplaza muy a la altura del Ferrari.

    Precisamente a propósito de esta segunda mitad de temporada en modo defensa habló recientemente el ingeniero suizo, argumentando que Ferrari no ha podido hacer mucho en estos últimos meses, por cuestiones económicas, al llegar al límite del techo presupuestario. Ahora en un nuevo pronunciamiento, Mattia pone en duda la legalidad del desarrollo de sus competidores más cercanos por sus constantes evoluciones en sus monoplazas a lo largo de toda la campaña.

    Mejorías a todas horas

    De este modo, Binotto ha enfatizado en lo restrictivo de esta medida para entonar su cuestionamiento: “No sé cuánto ayuda a entender. Recuerdo que estábamos en Imola cuando dije que nos preocupaba el tope presupuestario y cómo se controlaría, porque lo financiero es una regulación completamente nueva que todavía necesita algunos ajustes”, introduce el mandamás, advirtiendo de las consecuencias de una normativa inédita en esta categoría y cuyas primeras consecuencias ya están llegando a la orilla.

    Entonces está claro que a mí también me sorprende ver equipos que consiguen desarrollarse a lo largo de la temporada”, lanza el jefe de equipo, dudando de la capacidad de Mercedes y Red Bull para mantener el ritmo de las actualizaciones a lo largo de todo el año, motivo por el cual se han ‘despegado’ de Ferrari, que desde aproximadamente el mes de octubre tiene su desarrollo de 2022 congelado.

    Salud deportiva

    Posteriormente, en un doble movimiento por insinuar posibles nuevos incumplimientos y traer de vuelta del Caso Red Bull, por su infracción sobre la normativa económica de 2021; Mattia expresa: “Uno solo puede confiar en que la FIA y sus inspectores verifiquen seriamente las cuentas de cada uno de nosotros. Dicho esto, el próximo año tendremos los resultados de 2022. No podemos esperar a octubre de 2023: así fue este año, pero espero que la FIA aumente el número de inspectores, porque no podemos esperar a octubre para obtener respuestas”, sostiene el líder de Ferrari, quien pide un cambio en el proceso de escrutinio de cuentas tras lo sucedido en 2021 y en vista de sus dudas sobre 2022:

    Y lo digo por el deporte: sería una pena que algunos equipos hubieran superado el techo de gasto. Y viendo que otros equipos se están desarrollando tanto en la temporada, pueden surgir algunas dudas”, dispone para finalizar un desconfiado Mattia Binotto, defendiendo la gestión del presupuesto hecha por Ferrari, mediante acusaciones hacia sus rivales más directos.

    Fuente: www.caranddriver.com