La Fórmula 1 está experimentando un pico de éxito en las últimas temporadas que no deja de crecer año tras año, con los nuevos alicientes que cada temporada movilizan a una gran cantidad de espectadores a cada circuito en cualquier lugar del mundo. Las nuevas generaciones de pilotos, el duelo Verstappen-Hamilton, la nueva era, todo suma para un espectáculo que Liberty Media está sabiendo aprovechar, de la mano de varias medidas como la de hacer del ‘santuario’ Paddock un espacio más accesible para los aficionados.

    Al respecto de esta abertura, que vivió su máximo apogeo en el GP de México la semana pasada, varios pilotos y representantes de equipo se ha pronunciado al respecto de una masificación que alteró su forma de trabajo habitual, dejando sentimientos bastante encontrados.

    La gente olvida que la F1 no es un deporte ordinario

    En estos términos se ha expresado Daniel Ricciardo, quien ha valorado la nueva situación esta temporada: “Este año se ha vuelto más agitado”, opina un Ricciardo para quien dos formas de entender el acceso de aficionados al backstage del gran circo: “Creo que hay dos caras. El Paddock solía carecer de ambiente. Recuerdo que hace ocho años, hace 10 años, era en realidad un lugar bastante aburrido”, recuerda el australiano, partidario de una mayor apertura al público:

    Así que me gusta tener una atmósfera, creo que debería ser un lugar divertido para estar. Pero también debe haber límites. Creo que es un privilegio y también debes actuar con cierta madurez y respeto. Eso no siempre se ha demostrado este año. La gente pierde la cabeza”, dispone por otro lado el ‘3’, para quien la situación puede llegar a tornarse desagradable:

    No quiero caminar en un grupo y simplemente caminar entre la gente. Quiero poder tener fotos y firmar”, agrega el de McLaren, para quien el furor de los aficionados llegó a un punto de no encajar con la filosofía de la F1: “Ciertamente, en los momentos delicados en los que estás a punto de subirte al coche, creo que la gente también olvida que este no es un deporte ordinario. Nos metemos en los coches, vamos a la velocidad que vamos, requerimos un cierto grado de compromiso, concentración y todo ese tipo de cosas. Y esa es la verdad”, concluye contundentemente Ricciardo.

    Al igual que él, se han pronunciado otros corredores como Lando Norris, quien establece una valiosa diferenciación: “Me encanta tener fanáticos aquí, especialmente cuando son niños. En cierto modo, no puedes controlar lo que hacen, los niños son niños, eso es genial. Nos admiran como si estuviéramos en nuestro lugar algún día, y sueñan con lo que estamos haciendo y somos los ídolos y héroes. Creo que eso es genial, eso es divertido, así es la vida”, comentó el británico, siempre muy cercano con la afición, a quien sin embargo no gustó nada ver actuar como niños a personas que no lo son:

    Pero supongo que más para las personas mayores no hay tanto respeto por el espacio personal y cosas así. Deberían sentirse lo suficientemente afortunados de estar en el Paddock y estar tan cerca de nosotros”, lamentó el piloto de McLaren, sobre el comportamiento de ciertos aficionados en la última carrera.

    Otro caso particular fue el de Pierre Gasly, quien habló sobre su llegada al circuito y el desarrollo del resto del fin de semana, en estas circunstancias caóticas: “Creo que dejar entrar a la gente está bien. Pero es cierto que ahora sentimos que algunos invitados a veces no respetan realmente el espacio que necesitamos. La gente entra en los garajes antes de la clasificación y pide fotos cuando ni siquiera son de nuestro equipo”, denunció el francés, quien se vio obligado a recluirse en el hospitality de su equipo después de un peculiar incidente: “Llegué al hospitality ayer por la mañana con la maleta abierta con el pasaporte dentro, y ni lo sentí”, desveló el piloto galo

    Del mismo modo, tanto Carlos Sainz como Charles Leclerc han mostrado su apoyo por un lado a la pasión mexicana que nuevamente desató visita de la Fórmula 1, dando lugar a un evento único, al tiempo que exigiendo mayor control para evitar imágenes, como la de Carlos Sainz tratando hacer running mientras esquivaba aficionados que le perseguían:

    Me encanta tener a todos a nuestro alrededor animándonos, especialmente supongo que porque soy latino, tenemos una especie de relación especial. Solo pido a todos que estén tranquilos, que estemos en un Paddock, que no empujen ni griten demasiado”, dispuso el madrileño.

    Hay mucha gente en el Paddock. Es bueno porque muestra cuánto más interés hay en la F1”, defendió Leclerc sobre el nuevo rumbo del gran circo, al tiempo que pidiendo tan solo ciertas medidas para poder convivir en sintonía y disfrutar mutuamente de cada gran premio junto a los fans: “Siempre ha sido una locura aquí, pero especialmente este año. Tal vez necesitemos encontrar algo que nos permita caminar un poco más fácilmente”, agregó Charles.

    Un Paddock menos exclusivo

    Al final no queda más remedio que remitirse a la nueva tendencia, impulsada por la nueva directiva, que ha llevado a cabo numerosos esfuerzos para desmitificar y acabar con la imagen de elitismo y exclusividad heredada de la era Encclestone, haciendo de la trastienda de la F1 un espacio más similar al de otras categorías como así ha valorado Andreas Seidl: “Cuando dejé la F1 después de mi primera etapa en 2010 y pude experimentar otros paddocks como el DTM, como Nordschleife, WEC y Le Mans especialmente . Para ser honesto, lo estaba disfrutando. Era mucho más abierto para los fans”, rememora el ingeniero, quien reconoce disfrutar la cercanía de los fans:

    Creo que la dirección que tomó la F1 es definitivamente la correcta y apreciamos mucho la atmósfera ahora en los Paddocks durante toda la temporada, pero aquí es claramente demasiado extremo”, completó el alemán sobre su opinión a este respecto, sintetizando los principios básicos de las sensaciones que deja este último GP de México y la nueva tendencia de la categoría.

    Fuente: www.caranddriver.com