Como es tradición, la gala de entrega de premios de la FIA sirve no solo para celebrar y poner punto y final a un curso en el terreno automovilístico, sino también para obsequiar con alguna de las imágenes de la temporada, como el encuentro entre todos los campeones. Sin embargo, en esta ocasión hubo otro gran momento destacado, aunque no precisamente positivo, de la mano del propio presidente de la FIA Mohmmed Ben Sulayem que no estuvo acertado al tratar de forma improvisada dos temas polémicos de la temporada de F1, para sorpresa y vértigo de algunas caras conocidas que no se esperaban aquella situación.

    La copa no se incluye en los gastos

    De este modo, una vez entregados los premios al segundo y tercer clasificado, fue el turno de Christian Horner, que tuvo el honor de recibir el premio correspondiente al campeón de constructores. A raíz de esta entrega, el jefe de equipo se dispuso a dar un discurso en el que Ben Sulayem interfirió desde antes siquiera de que Horner tomase la palabra:

    La copa no tiene nada que ver con el límite presupuestario. No te lo descontaremos”, comentó Ben Sulayem, en el momento mismo de entregar el trofeo.

    A lo que Horner contestó: “Vaya eso es uy peligroso… gracias”, dijo el británico, que todavía escuchó una nueva respuesta por parte de Sulayem: “No te atrevas a decir nada…”, “¡No lo haré!”, zanjó Horner ya con el premio entre sus manos.

    Los puntos de Japón, culpa de los equipos

    A continuación, Christian Horner agradeció el trabajo a su equipo por la increíble labor en esta temporada de récords y reconoció el impacto de la marca Red Bull en el mundo del motorsport , rindiendo homenaje al recientemente fallecido, Dietrich Mateschitz, cofundador de la empresa y responsable de las conquistas de Red Bull en el ámbito deportivo y de las cuatro ruedas, celebrando que al menos pudiese vivir la consecución del segundo título de pilotos por parte de Max Verstappen.

    Tras el discurso de Horner y antes de la entrega final a Max Verstappen, Sulayem volvió a la carga con uno de los momentos de la noche al ‘lavarse las manos’ en nombre de la FIA por lo sucedido con la entrega de puntos en Japón, que dieron como resultado la resolución anticipada del campeonato en favor de Max Verstappen, en medio del desconcierto general.

    En este punto, el presidente de la Federación se tomó la libertad de responder al discurso de Horner: “Dices que Japón fue controvertido… ¡No!, la FIA fue culpada por los puntos pero no es la FIA quien hace las reglas, fueron los equipos quienes hicieron las reglas y nosotros quienes las implementamos…”, sentenció Sulayem, que en ese momento fue interrumpido por Stefano Domenicali, en vista de como estaba derivando la conversación, y ante las incomodas miradas captadas en cámara de Checo Pérez, Christian Horner o el propio Domenicali ante este discurso improvisado que no empezó bien y que estaba lejos de acabar.

    De acuerdo chicos, de acuerdo, vamos a centrarnos”, trató de zanjar el CEO de la F1 con miradas cómplices ante el inagotable discurso de Sulayem que volvió a la carga:

    ¡No! Para mi está muy muy claro por parte de la FIA y nosotros hacemos esto…”, continuó Mohammed Ben Sulayem, no captando la intención subyacente de las palabras y miradas de Stefano Domenicali.

    “Muchas gracias. Él tiene razón se merece la victoria, todo aquel que gana se la merece, estas son las reglas, por lo que ¡bien hecho!, lo digo sinceramente y por más victorias también” dispuso al fin y en un tono más neutro y apaciguador el presidente de la FIA, en una escena que seguro no ha caído bien en Liberty y la FOM e incluso en la propia FIA.

    Fuente: www.caranddriver.com