El primer duelo fratricida del Movistar Yamaha de la temporada vio cómo Maverick Viñales se coronaba como el ganador de la victoria número 500 de Yamaha. Impresionante el duelo de titanes en Le Mans. Hasta la ultima vuelta no se decidió cuando “Il Dottore” se olvidó la puerta abierta y Viñales le adelantó. Rossi intentando enmendar el error se fue al suelo y se unió a Marc Márquez en la lista de pilotos que no suman esta vez por culpa de una caída.
Los titulares esta vez estaban más lentos que el satélite. Johann Zarco (del Monster Yamaha Tech 3) tomaba la cabeza de la prueba en la primera curva por delante de las dos Yamaha oficiales de Viñales y Rossi. El francés se mantuvo firme en la parte delantera unas vueltas hasta que Maverick hizo una de las suyas y le pasó dejándole luchando con Valentino.
A medida que la brecha comenzó a crecer, Rossi abrió gas para superar al francés y pasó a la carga. Y ahí fue cuando las dos máquinas azules entraron en un duelo que no se decidió hasta la ultima vuelta.


El héroe local Zarco mantuvo la calma bajo la presión de su público y obtuvo el premio de cruzar la bandera a cuadros en segundo lugar por delante de Dani Pedrosa (del Repsol Honda Team). Dani, que comenzó la carrera en P13, se colocó séptimo tras las primeras vueltas y luego se abrió paso entre Andrea Dovizioso (Ducati Team) y Cal Crutchlow (LCR Honda) hasta acercarse a su compañero Marc Márquez momentos antes de antes de su caída. El brillante campeón de Jerez pasó con nota el drama que estaba sufriendo en Le Mans y su premio ahora es ser segundo en la clasificación mundialista.
‘DesmoDovi’ luchó contra Crutchlow por el cuarto puesto y lo consiguió así que el de Coventry quedó quinto por delante de Jorge Lorenzo (del Ducati Team) y éste a su vez por delante de Jonas Folger (Monster Yamaha Tech 3) el compañero del protagonista de la “película” francesa Johan Zarco.
La próxima cita será en Mugello. Allí todo estará teñido de amarillo y el “chico de la película” será Valentino.