Alonso

Un día después de que Scott Dixon ganara la pole con la velocidad más rápida desde 1996, otro piloto de Chip Ganassi Racing, el británico Max Chilton, se puso al frente en los entrenamientos del lunes para la 101ª Indianápolis 500.

Max Chilton, que está en su segunda temporada de la IndyCar, dio una mejor vuelta de 228.592 mph con el Gallagher Honda #8 en unos entrenos de cuatro horas bajo cielos soleados en el óvalo de 2.5 millas, la última oportunidad para que los coches prueben con tráfico y con los tanques llenos de combustible. Ya sólo queda un día con actividad en pista antes de la carrera del domingo que será una práctica de una hora el viernes por la mañana en el Día de Carb de Miller Lite.

Y aprovecharon la jornada; sin duda. Todos los coches participaron y dieron un total de 2705 vueltas al óvalo. Coches en fila de a tres y muchos adelantamientos. Nadie quería perder el tiempo.

Chilton rodó 108 vueltas pero en eso sí se vio superado por Jack Harvey (124), Fernando Alonso (122), Helio Castroneves (121), Charlie Kimball (119) y Will Power (109).

La nota negativa de la jornada la puso Oriol Serviá. El motor del Manitowoc Honda #16 falló temprano y el piloto de Rahal Letterman Lanigan Racing no volvió a la pista.
“Nunca es divertido romper un motor”, dijo Servia. “Es un poco preocupante, pero la buena noticia es que voy a tener uno nuevo – y no se suponía que iba a cambiar – para la carrera. Hablé con algunos amigos de Honda y les dije: “Sólo dadme el mejor, por favor”.

Tiempos del lunes (8º día de entrenamientos)

Tiempos combinados de los ocho días