Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, a los mandos del Toyota TS050 HYBRID #8, defendieron su corona de Le Mans y se aseguraron el Campeonato Mundial de pilotos WEC, ganando por 16.9” a sus compañeros de equipo Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María López en el #7 en un dramático final que negó al #7 lo que parecía una victoria segura frente a 252.500 espectadores.

Alonso, Buemi y Nakajima campeones del mundo WEC

En la vuelta 367, con una ventaja de más de dos minutos, los datos sobre el coche #7 indicaron un pinchazo lento y José entró al pit para sustituir el neumático. El sensor identificó el neumático equivocado, es decir, José salió de los pits todavía con un neumático pinchado (pues los mecánicos le sustituyeron otro) lo que hizo necesaria una vuelta lenta y una nueva entrada a boxes entregando una ventaja que sería inalcanzable a Kazuki en el #8.

La tripulación del #7 había controlado gran parte de la carrera, después de haber establecido el registro más rápido de la historia de Le Mans con una increíble vuelta de 3’17”297. Otros registros de los deportes de motor fueron reescritos también como el de Kazuki Nakajima que se convirtió en el primer japonés Campeón del Mundo de carreras FIA y el de Fernando Alonso que en el primer piloto campeón de Fórmula 1 y también del WEC.

Fernando Alonso (TS050 HYBRID # 8): “Es increíble ganar Le Mans por segunda vez, pero la victoria fue realmente inesperada. No teníamos el ritmo para ganar esta carrera contra el coche #7 en la pista. Hoy la suerte ha sido un factor importante y ésto es parte de los deportes de motor. Lo siento por mis compañeros que en realidad son más que compañeros de equipo, ya que son amigos. Ellos han merecido la victoria, pero la carrera nos ha elegido a nosotros para ganarla. Nuestro principal objetivo era ganar el campeonato del mundo y estamos muy orgullosos de haberlo logrado”.  [fuente y fotos TOYOTA GAZOO Racing]

Clasificación Final del Campeonato WEC 2018-19 en este enlace