El británico Lando Norris (Arrow McLaren SP) ganó el AutoNation INDYCAR Challenge el sábado 25 de abril en el Circuito de las Américas saliendo de la pole y exhibiendo un ritmo aplastante, pero la victoria fue todo menos un paseo.

El piloto de Fórmula Uno de McLaren logró la victoria por un margen de 1,445 segundos sobre su compañero de equipo en Arrow McLaren SP, Pato O’Ward, con un promedió 104,837 mph (168,718 km/h) a bordo del Arrow McLaren SP Dallara #4 durante una carrera estratégica y entretenida.

Norris hizo dos paradas en boxes y en la vuelta 29 de 32, cuando Felix Rosenqvist hizo su segunda parada, recuperó el liderato y ya no lo soltó hasta la bandera a cuadros.

“No fue fácil en absoluto”, dijo Norris. “Fue una carrera difícil, especialmente con Pato con los neumáticos nuevos al final. No pensé que iba a volver a tomar la delantera, así que estaba bastante resignado. Recibí la llamada de mi ingeniero en la radio del equipo mandándome seguir presionando, y eso fue lo que hice”.

Por su parte, el único español en liza Alex Palou (Dale Coyne Racing with Team Goh #55) logró una posición más que destacada acabando en la novena posición tras el expiloto de F1 Marcus Ericsson.

Norris ganó la pole por casi cuatro décimas de segundo y rápidamente se alejó del resto durante las primeras vueltas aventajando a Will Power (Verizon Team Penske) en 2.5 segundos después de las seis primeras.

El experimentado piloto de carreras sim Norris decidió hacer su primera parada en boxes en la vuelta 11ª tras decidirse por una carrera a dos paradas, y muchos otros pilotos optaron por la misma estrategia de dos paradas como él, pero el campeón de las NTT INDYCAR SERIES de 2014 Power, además de Rosenqvist, el novato Rinus VeeKay, Ferrucci y el cinco veces campeón NTT INDYCAR SERIES Scott Dixon se mantuvieron en pista decidiendo estirar el combustible y los neumáticos y eligiendo una estrategia de una sola parada.

Lando Norris (Arrow McLaren SP)

Norris fue sexto en el reinicio en la vuelta 15ª tras una precaución de la vuelta 12ª a la 14ª, y era entonces el líder entre los pilotos con estrategia de dos paradas. Pasó a Dixon por el quinto lugar en la curva 1 y en esa misma vuelta sus opciones parecieron irse al traste cuando en la última curva de esa misma vuelta cometió un error y cayó hasta el puesto 13º.

Mientras tanto, el ganador de las 500 Millas de Indianápolis de 2018, Will Power, se enfrentó al líder al final de la vuelta 17ª, pero se comió los bordillos altos en la sección de las eses.

O’Ward tomó la delantera en la vuelta 18, por delante del novato Ferrucci y del Honda del español Alex Palou mientras Norris “Estaba maldiciendo un poco, pero no quería cometer más errores. Estaba realmente molesto. Habíamos sido fuertes como equipo, y tirarlo tan estúpidamente como lo hice, sólo tratando de estar un poco ansioso por el gas que salía de la última curva; simplemente estaba molesto” comentó el inglés al final de la carrera.

Alex Palou (Dale Coyne Racing with Team Goh #55)

Norris canalizó esa rabia y la transformó en velocidad. En la vuelta 19ª, redujo su desventaja de 15 a seis segundos. Alcanzó el tercer lugar al comienzo de la vuelta 21ª (de 32) y saltó al segundo lugar en esa vuelta después de rebasar a Scott McLaughlin (Shell V-Power Team Penske #12) en la curva 12, al final de la recta de atrás.

En la vuelta 24ª, Norris llegó a siete décimas de segundo del líder O’Ward y rápidamente se metió en boxes para su segunda y última parada, con O’Ward, Palou y Rosenqvist entre los tres primeros cuando Norris volvió a la pista.

O’Ward y Palou necesitaban hacer una segunda y última parada, por lo que la carrera se redujo a una pelea entre Felix Rosenqvist (NTT DATA Chip Ganassi Racing #10) y Norris, que tenía neumáticos mucho más frescos y consecuentemente más velocidad.

El enfrentamiento por la victoria entre Rosenqvist y Norris se estableció cuando Alex Palou entró al pit desde el primer lugar en la vuelta 28ª. Rosenqvist heredó el primer lugar con neumáticos desgastados y un tanque muy ligero de combustible pero el duelo con Norris nunca se materializó debido a que Rosenqvist tocó los altos bordillos entre las curvas 2 y 3 momento que Lando aprovechó para tomar la delantera, evitando una colisión por centímetros.

O’Ward también pasó a Rosenqvist por segundo puesto al final de la recta de atrás en esa misma vuelta y fue en busca de su compañero de equipo y líder Norris.

O’Ward tenía en ese momento dos ventajas sobre Norris: neumáticos más frescos debido a una parada posterior y cuatro aumentos de potencia en comparación con solo uno de Norris.

El empuje adicional ayudó a O’Ward a recortar la ventaja de Norris de 2.1 segundos en la vuelta 30ª a tan solo 1.167 segundos en la vuelta 31ª, pero Norris apretó al máximo y realizó la vuelta más rápida de la carrera y mantuvo a raya a O’Ward asegurándose la victoria en su debut en la serie de carreras virtuales de la SERIE NTT INDYCAR.

“Estuvo bien, pero Lando es muy rápido en el simulador”, dijo O’Ward. “Obviamente todavía tengo algo de trabajo que tengo que hacer. Toda la semana estuvimos realmente tratando de trabajar en equipo para mejorar, todos y cada uno de nosotros. En algunas curvas Lando fue el más rápido, en otras yo fui el mejor y también Oliver (Askew) y Robbie (Wickens) [los otros dos pilotos del equipo Arrow McLaren SP] fueron rápidos. “Estoy orgulloso de haber hecho un doblete para el equipo, pero no pude con Lando”.

El INDYCAR iRacing Challenge no coronará a un campeón pero agregará un elemento especial donde INDYCAR hará una donación a una de sus organizaciones benéficas asociadas.

[fuente y fotos © Indycar]