Desde el anuncio de las nuevas intenciones de la F1 en sus proyectos de futuro, relacionados con las energías limpias, varias son las marcas que han aumentado su interés por acceder a la categoría, como Porsche, Audi, o el regreso de Honda. Sin embargo, como igualmente sucede en este deporte, existe siempre la posibilidad de que por negocios y el prestigio de esta competición, haya entidades o equipos de otras categorías que deseen formar parte de la parrilla, como le sucede al equipo de Andretti, de Indycar.

    A propósito de este desembarco americano en el gran circo, Christian Horner ha dado a conocer su parecer, señalando las ventajas e inconvenientes de esta aceptación, para los equipos y el campeonato tal y como es hoy por hoy.

    A la hora de repartir

    En este sentido, Horner ha querido mostrarse muy positivo sobre la opción de ver una parrilla con 12 equipos, la que según él sería muy buena para la competición: “Creo que, si eliminas la cuestión económica, entonces tener 24 coches en la parrilla sería algo bueno”, avanza Horner detallando en que modo se vería favorecido el deporte: “Y creo que veríamos entrar a más pilotos jóvenes que actualmente luchan por llegar”.

    Sin embargo, todo este idealismo se desmonta al abordar una de las cuestiones clave: “El problema siempre va a ser, cómo manejas las finanzas, porque al traer dos equipos más, simplemente diluyes el bote para los 10 que están allí, y no hay un sistema de descenso o ascenso”, aclara Horner sobre la cuestión más determinante para los equipos actuales.

    Efectivamente, del premio que la F1 reparte a los equipos a final de temporada en función de los ingresos televisivos, las 10 escuderías actuales tendrían que acceder a repartir todavía más el botín que les corresponde, además de lo que significaría incluir a un competidor más.

    Compleja decisión

    De este modo y de forma realista, Christian Horner ve complicado que sus equivalentes en otros equipos estén dispuestos a acceder por las buenas a que Andretti o cualquier otro equipo decida entrar en la F1 con equipo propio: “Entonces, será algo que el promotor, Stefano, tendrá que justificar particularmente a los equipos más pequeños. Si van a tener que renunciar a cinco, 10 o 15 millones de dólares para que entre otra entrada, ¿por qué harían eso?”, señala el británico, aludiendo sobre todo a las marcas que reciben una cantidad menor y que podrían temer por su desaparición. “Como todas las cosas, los comerciales lo impulsarán”, en referencia a los intereses comerciales subyacentes que pueden verse favorecidos de dicha aceptación.

    Finalmente, el jefe de Red Bull hace balance de estos argumentos y concluye con su opinión personal al respecto: “Si lo miras desde un modo utópico, apoyaría totalmente el plan de 12 equipos. Pero cuando miras los números y lo que le va a costar a cada equipo individualmente, ahí es donde se cae”, concluye Christian Horner quien ha dado a conocer los motivos por los que no es partidario de alterar el estatus actual.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

    Fuente: www.caranddriver.com