Ferrari se ha despertado este lunes viendo cómo varios sitios webs habían publicado documentación privada del equipo italiano, resultado de un aparente ciber ataque que el fabricante de autos deportivos y constructor de Fórmula 1 ha evitado confirmar, al menos en su totalidad.

    Robo de 7 gigas de datos

    Según el sitio web Red Hot Cyber, la filtración se produce después de un ciberataque de un grupo que se hace llamar así mismo RansomEXX, que también es el nombre de una familia de virus que atacó a varias empresas en los últimos años, especialmente en Italia, encriptando archivos y pidiendo un rescate económico por su restauración. De dicha información se hace eco el medio italiano Corriere della Sera.

    Preguntados por la agencia Reuters, Ferrari se ha limitado a confirmar la filtración, pero negándose a dar ningún tipo de detalles, afirmando que estaban trabajando para saber qué es lo que había podido suceder, añadiendo, eso sí, que no tenían señales que la ruptura de sus sistemas de seguridad o del uso de un ‘ransomware’, señalando también que este incidente no había supuesto pausa o demora en sus operaciones o actividad comercial.

    El grupo de Hackers dice haber extraído un total de siete gigas de documentación interna de todo tipo, incluyendo datos confidenciales, datos contables o manuales de reparación, sin aclarar si podría haber datos de Fórmula 1 entre esa información, pues parte del éxito de la competición se basa en el secretismo de la tecnología empleada.

    Recuerdos del ‘Spygate’

    Uno de los episodios más dañinos para Ferrari fue precisamente el conocido como Spygate, cuando un todavía empleado de Ferrari, Nigel Stepney, se hizo con cuantiosa información escrita de los de Maranello -780 páginas- y la ofreció a distintos equipos de Fórmula 1, llegando a poder del equipo McLaren. Tras una larga investigación, la FIA decidió sancionar a McLaren con la pérdida de todos los puntos del mundial de constructores de la temporada 2007 así como una multa económica de 100 millones de dólares, a pesar de que el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo pretendía expulsar al equipo de la categoría durante al menos dos años.

    Fuente: www.caranddriver.com