La F1 lleva con la idea de prohibir los calentadores para los neumáticos desde que introdujo las llantas de 18 pulgadas. La retirada de este elemento estuvo prevista para 2021, pero se retrasó hasta la entrada en vigor del nuevo reglamento, este año 2022. Actualmente, los equipos pueden calentar sus neumáticos hasta los 70 grados centígrados, frente a los 100 del año pasado, y ese nivel máximo irá descendiendo a 50 en 2023, antes de que se prohíban de forma total en 2024. Max Verstappen no está conforme con la decisión y avisa que se van a producir “muchos accidentes”.

    En la FP2 del pasado Gran Premio de Estados Unidos, Pirelli llevó a cabo un test con los compuestos de la campaña 2023, y los equipos solo los calentaron hasta 50º. Según Max Verstappen, vigente campeón del mundo, “no fue agradable”

    Los accidentes aumentarán

    En unas declaraciones previas al Gran Premio de México, el piloto de Red Bull se mostró en contra de la prohibición de los calentadores, y avanza que será difícil de gestionar, todo lleno de un gran caos en pista. En Austin en los Libres 2 probaron neumáticos del curso 2023 y no salió con buenas vibraciones. “Sí, no fue agradable. Conduje con ellos (los neumáticos) a 50 grados, y estuve a punto de hacer un trompo en el mismo pit lane. Es verdad que también montaba el compuesto más duro, pero creo que hay más motivos. Si vamos a tener igualmente los calentadores puestos, ¿por qué no los usamos al máximo?“, se preguntó.

    Su enfado iba a más: “O usas las mantas ‘a tope’ o no las uses, pero no hay un punto intermedio. Creo que vamos a tener muchos accidentes. Eso ya lo sé, comparado con lo que tenemos en este momento. Pero sí, es difícil. Además, la degradación de los neumáticos va a ser completamente diferente porque los neumáticos están muy fríos. En las primeras vueltas desliza mucho“, continuó.

    Agrega que las presiones se van a disparar y que necesitan encontrar una solución porque vendrán muchos problemas. “Las presiones de los neumáticos se van a disparar, así que se van a degradar mucho más. Y en este momento es algo que me entusiasme, y muchos pilotos dicen lo mismo, así que vamos a tener que encontrar una solución a eso. Austin sigue siendo una pista en la que puedes calentar los neumáticos fácilmente por la alta velocidad de las curvas. Pero si vas a un circuito urbano como Mónaco, va a costar más. Creo que tardaremos al menos media carrera en conseguir meter los neumáticos en temperatura”, comentó.

    Una semana después en los Libres 2 de México se volverá a repetir lo mismo que se vivió en Austin, y Pirelli pondrá en pista los compuestos de 2023. Max avisa que vamos a ver “un bonito espectáculo de derrapes”: “Creo que estos coches de F1 también son muy pesados. Quiero decir, lo he probado y es realmente casi imposible de conducir. Conduzco un GT3 sin calentadores, pero estos coches son mucho menos rebeldes y es mucho más fácil de manejar que este tipo de coches de F1, porque si te pasas un poco de potencia puedes tener un accidente muy, muy fuerte“, concluyó el neerlandés.

    Fuente: www.caranddriver.com