Verstappen es de oro. Vuelve a brillar por segundo año consecutivo y si Ferrari o Mercedes no lo remedian se avecina una época de dominio abrumador del neerlandés. Logró el campeonato de pilotos de F1 de 2022 con la victoria en el Gran Premio de Japón del domingo, después de que la penalización de cinco segundos a Leclerc hiciera caer al piloto de Ferrari a la tercera posición, lo suficiente para certificar lo que ya se sabía desde la vuelta del parón. Gana el título a falta de cuatro carreras y es muy diferente al primer mundial del año pasado, que llegó en suspense a la última vuelta de la última carrera de la temporada tras una intensa lucha sin cuartel contra Lewis Hamilton. Ya relajado se permite el gusto de comparar el sentimiento de cada uno de los dos títulos.

    La primera vez es especial; el segundo es más bonito

    Emotividad, novedad y especial. Cumplir el sueño de la infancia. Max lo hizo en 2021, y en 2022 se ha consagrado como el mejor de la parrilla sin dejar un ápice de duda: “Creo que la primera siempre es un poco más emotiva. Pero la segunda es probablemente aún más bonita“. Entra en el club de los pares, de aquellos pilotos que tienen dos mundiales en su casillero.

    Aunque desde Red Bull afirman que no le interesan los récords, tiene por delante cuatro carreras para batir uno. Verstappen ha logrado 12 victorias esta temporada -a una del récord de mayor número de triunfos en un solo año que poseen Michael Schumacher y Sebastian Vettel- y al mismo tiempo ayudar al equipo a vencer en el Campeonato de Constructores, que será su primer mundial de escuderías desde 2013. “Es increíble la temporada que hemos tenido con tantas victorias, el trabajo en equipo, con los dobletes que hemos logrado y, por supuesto, liderando en constructores. Ahora queremos centrarnos en eso, en tratar de sellar también ese campeonato“, explicó el neerlandés.

    Vettel en 2013 dijo a su equipo, precisamente Red Bull, que “hay que de disfrutar de esto porque nunca se sabe cuando acabará, pues Max toma nota y hace hincapié en recordarlo: “Ha sido un año bastante especial. Es algo que tienes que recordar, porque este tipo de años no los tienes muy a menudo”, subrayó.

    Verstappen descubrió que era capaz de ganar carreras este año de una manera diferente a la de 2021: remontando desde atrás. En Hungría partía desde la décima posición de la parrilla, en Bélgica desde la decimocuarta plaza tras una penalización de motor y desde la séptima en Italia de nuevo tras una sanción en parrilla. Mismo resultado: victoria contundente. “El año pasado todo dependía realmente de la clasificación, y así es como normalmente se gana una carrera. Ahora, incluso con algunas penalizaciones de motor, volvíamos a llegar a la parte delantera. Ha sido realmente un año genial, y por supuesto, un año muy especial, que en el futuro será muy difícil, creo, que igualemos. Por eso creo que tenemos que saborearlo y disfrutarlo de verdad”, concluyó.

    Fuente: www.caranddriver.com