No ha sido una carrera sencilla pese al escaso número de vueltas disputadas hoy en Suzuka, tras una accidentada primera vuelta, que supuso el despliegue del coche de seguridad, y posteriormente una bandera roja, que por varias horas hizo temer por la reanudación de la prueba. Horas que estuvieron marcadas por la polémica grúa que apareció en mitad de la pista cuando Pierre Gasly trataba de recortar distancias con el grupo, y que dieron lugar a una escalofriante imagen que hizo revivir fantasmas del pasado.

    Una vez se tomó la decisión de reanudar la prueba, el demoledor ritmo de Verstappen puso de manifiesto su superioridad frente al resto de la parrilla, y que al final, por un error de Charles Leclerc en la última curva, han permitido a Max proclamarse bicampeón del mundo, aunque con una incertidumbre sostenida hasta la misma ceremonia de podio.

    Respecto a esta situación y el análisis de la victoria se ha pronunciado Max Verstappen, en zona de prensa, una vez asegurado el campeonato.

    Era todo un ‘Si y No’ constante

    Así ha definido el ya dos veces Campeón del Mundo de Fórmula 1, esos momentos que han enfriado la celebración de una victoria anunciada, pero que a fin de cuentas no deja de ser una hazaña extremadamente meritoria: “No sabía cuántos puntos íbamos a tener al principio, una vez nos dijeron que se iban a otorgar todos los puntos, Charles, con los cinco segundos ya estaba claro, pero antes de eso era todo un ‘Si y No’ constante”, describe el piloto de Red Bull, sobre una situación que ha generado varios giros en pocos minutos, y cuyas reacciones se han podido seguir en directo por la retransmisión.

    Posteriormente, pese a que el propio Verstappen haya reconocido que esta confirmación ha sido menos especial que la del año pasado por motivos evidentes, no ha querido desmerecer el trabajo realizado y la remontada que ha protagonizado junto a Red Bull, cuando después de 3 carreras se encontraban a casi 50 puntos de Leclerc, para terminar imponiéndose de manera soberbia e implacable: “Al final si, ha sido una temporada muy especial hasta ahora, es algo que tenemos que recordar dentro del equipo, porque estamos muy contentos del rendimiento, pero también es importante disfrutar del año”, sostiene un relajado Max Verstappen, con el título de 2022 ya debajo del brazo.

    Siguiendo sobre los acontecimietos que seguirán a este hito, Verstappen fue preguntado por si pasará por la fábrica de Honda –suministrador encubierto de los propulsores de Red Bull y socios del equipo–, antes de su retorno a Europa: “Esta noche volvemos a casa, pero volveré más adelante a Japón”, dispuso el holandés, prometiendo una visita a sus colaboradores, participes también del buen rendimiento de su RB18.

    Carrera para el disfrute

    A propósito de una corta pero intensa carrera bajo la lluvia, donde solo se dieron 27 vueltas bajo bandera verde, Verstappen es consciente de la diferencia de su experiencia como líder, con respecto a la del grupo perseguidor: “Por suerte, siendo primero la visibilidad es buena, pero es cierto que nos llevó algo de tiempo salir a pista porque estaba lloviendo mucho”, analiza Max, quien no podemos olvidar, sostuvo el liderato tras la primera salida gracias a una arriesgada, pero efectiva defensa sobre Leclerc en la curva 1, cuando el de Ferrari se postulaba para adelantarle.

    En última instancia, Verstappen celebra que finalmente se haya podido continuar con la carrera, gracias a la cual ha podido consagrarse bicampeón del mundo de F1: “Los aficionados se lo merecían, la carrera en sí ha estado bien, no he tenido problemas con el coche y había una gran diferencia con los perseguidores, lo he disfrutado mucho”, dispuso el joven piloto de Red Bull para finalizar.

    Fuente: www.caranddriver.com