Sebastian Vettel y Aston Martin están cerrando la temporada a un nivel mucho más elevado de lo que lo han mostrado durante gran parte de la temporada, y es que en el GP de Estados Unidos, de no haber sido por el accidente de Stroll, la marca de británica hubiese extraído un botín de puntos suficiente para escalar hasta la sexta posición en el campeonato de constructores, todo un reto teniendo en cuenta que a la vuelta del parón veraniego eran penúltimos.

A pesar de los puntos perdidos por Stroll, quien no dejó pasar la oportunidad de completar una gran carrera sirviéndose de los incidentes en parrilla y en carrera para escalar posiciones fue Sebastian Vettel, que pudo mantener su Aston Martin en la batalla durante toda la carrera, con un broche de oro perfecto al adelantar a Kevin Magnussen con épica en la última vuelta.

Lo disfruta aunque sea octavo

Y es que hasta para un piloto que sabe lo que es ganarlo todo en esta categoría, estas carreras son ampliamente gratificantes: “Lo disfruté mucho. Obviamente, estás compitiendo por el octavo y no por el primero, segundo o tercero”, tuvo a comentar el piloto alemán después de la carrera, sobre un octavo puesto que pasó a convertirse en séptimo con la sanción a Fernando Alonso.

Sin embargo este disfrute no llegó sin trabajo, ya que de buenas a primeras Sebastian Vettel se encontró con una quinta posición tras el accidente de Sainz, que tuvo que defender contra monoplazas muy superiores al suyo: “Desafortunadamente, no teníamos el ritmo en las rectas para pasar a [otros pilotos] cómodamente, así que tuve que intentar algo inusual, ya fuese en las frenadas o en lugares inusuales”, desvela el alemán, jubiloso de que finalmente su estrategia surtiese efecto: “Lo hice y funcionó la mayor parte del tiempo”, celebró el teutón al término de la prueba.

El adelantamiento con Magnussen

Sin desmerecer el resto de la carrera del tetracampeón el Austin, el momento más destacado fue cuando en los últimos instantes de carrera, ya en el tercer sector de la última vuelta, Sebastian y Magnussen tuvieron un ajustado duelo por la octava posición, el cual se extendió a lo largo de las enlazadas llegando hasta la penúltima curva, donde Vettel consiguió adelantar al danés, y que así recordaba en el postcarrera: “Definitivamente me divertí un poco y tuve batallas reñidas, especialmente con Kevin al final de la última vuelta”, introduce el ‘5’, agregando: “Fue un poco como un clímax, ya que es uno de los pilotos más difíciles de adelantar de toda la parrilla, pero dejó suficiente espacio. Fue muy divertido para los dos”, comenta Seb satisfecho.

Ello no quita que la maniobra sobre el Haas de Kevin fuese menos dura y arriesgada, como así quiso señalar Vettel: “Quiero decir que está en el límite y el problema es que el otro coche realmente no te ve en ese momento”, indica el de Aston Martin, sobre los riesgos de la maniobra en ese punto: “Así que es un poco sorprendente y con Kevin pensé que no estoy seguro de si me veía y me empujaría hasta el límite, pero dejó suficiente espacio”, valora el tetracampeón que finalmente logró su objetivo.

También había baches y suciedad, y tuve un gran momento de sobreviraje y bloqueé las cuatro ruedas, especialmente sobre el bache que me dirigía a la curva 19, que no estaba seguro de que iba a hacer, pero lo hice”, recuerda un Vettel, enfatizando en el riesgo que corrió para efectuar la maniobra sobre Magnussen.

Momentos irrepetibles

En última instancia, Vettel quiso hacer balance de cómo momentos como este o el de la última vuelta el Suzuka, pesan en la mente de un deportista a las puertas del retiro profesional: “Obviamente echaré de menos estos momentos. Eso no es un secreto, pero pensé largo y tendido al tomar la decisión[de retirarme] y también pensé en estos momentos en los que extrañaré la adrenalina”, comenta Vettel, reafirmándose en su decisión.

Obviamente, una parte de mí lo extrañará mucho, pero otra parte de mí espera con ansias lo que vendrá en el futuro”, dispone Sebastian Vettel para terminar.

Fuente: www.caranddriver.com