La relación paternofilial establecida entre la escudería Red Bull y la actual AlphaTauri ha sido definida en varias ocasiones por Franz Tost como una ’salvación’ para el que antaño fue el equipo Minardi, uno de lo más débiles de la parrilla y que tras la adquisición por la gigante multinacional pasó a convertirse en una estructura con futuro asegurado en el plano económico, y con un flujo constante de prometedor talento de pilotos provenientes del programa Red Bull, antes de ascender al equipo senior, como han sido los casos de Sebastian Vettel, Max Verstappen, Daniel Ricciardo o Carlos Sainz.

    Un AT04 más independiente

    A pesar de que ambos equipos cuenten con sus propias fábricas, es habitual que gracias a la relación existente, AlphaTauri herede varias piezas desarrolladas por su hermano mayor la temporada anterior, con vistas a aprovechar recursos cuya eficiencia haya quedado de manifiesto. Sin embargo para 2023, desde Faenza esperan contar con una mayor producción propia como así ha comentado Jonathan Eddolls, jefe de ingeniería de pista en el equipo italiano: “Estamos diseñando algunas piezas más para nosotros mismos para el próximo año”, ha comentado el británico, sobre el plan de la escudería de Franz Tost.

    En este sentido, Eddolls ha querido justificar el motivo por el que rechazar componentes de un monoplaza que ahora mismo domina la F1: “La forma en que trabaja Red Bull, sus tiempos de entrega y sus capacidades de producción son fenomenales. Pueden dejar todo para el último minuto, lo cual es fantástico”, introduce el ingeniero sobre un diferente método de trabajo en ambas fábricas adaptada a la capacidad de cada una:

    Sin embargo, nosotros, obviamente queremos desarrollar nuestra aerodinámica en torno a ciertos aspectos que fijamos ahora. Entonces, por ejemplo, tomar algunos de sus componentes cuyo diseño final solo descubrimos muy tarde en el año, podría influir en nuestra aerodinámica porque los hemos desarrollado en torno a una geometría diferente”, agrega Jonathan Eddolls, sobre los motivos que han llevado a la antigua Toro Rosso, a comenzar la producción de nuevos elementos antes de esperar a los de Red Bull cuyo comportamiento en el futuro AT04 puede ser imprevisible.

    Confianza en sus conocimientos

    Como ya ha dejado patente el responsable de ingeniería de pista, desde AlphaTauri tienen confianza en comprender su monoplaza y las necesidades del mismo, a la hora de producir sus propias piezas antes que recibirlas del actual Campeón del Mundo, pero al mismo tiempo, y como sucede en otras escuderías actualmente, desde Faenza también confían en poder responder mejor a una normativa novedosa que claramente no supieron interpretar adecuadamente en un primer momento: “Obviamente, para el próximo año, tener el beneficio de haber corrido los autos ahora y conocer la ventana operativa, puede ahorrar peso, hay varias cosas que puede hacer porque sabemos más sobre cómo funcionarán estos autos, estos neumáticos y estas regulaciones”, finaliza Jonathan Eddolls en una línea similar a algunos de sus rivales como Mercedes o Aston Martin, quienes también esperan haber aprendido la lección de cara a 2023.

    Fuente: www.caranddriver.com