La Fórmula 1 llevaba años prometiendo una gran revolución con la que ‘lavarse la cara’ después de una etapa iniciada en 2014 caracterizada por los motores híbridos y la posterior introducción de cambios en la aerodinámica de los monoplazas, que vino acompañada de un dominio sin precedentes de Mercedes y que acusó las carencias habituales de este deporte en materia de adelantamiento y de diferencia entre los equipos punteros y el resto de la parrilla, esta última quizás más agigantada con el paso de los años.

    De este modo, la F1 planteó la que sería la gran revolución de Liberty, con unos monoplazas capaces de seguirse a corta distancia y una primera legislación que fijase un tope en el gasto, para limitar el desarrollo de los equipos más pudientes. Cambio en principio planteado para 2021, que pasó a postponerse a 2022 y que ahora valora el presidente de la categoría.

    Totalmente positivo

    Así, para el máximo responsable de este negocio, las nuevas implementaciones ideadas para traer una F1 más igualada han funcionado según lo esperado cuando califica este cambio como: “Totalmente positiva sobre el impacto que trajo el cambio de regulaciones”.

    Y es que a pesar del impresionante dominio de Red Bull y Max Verstappen, que a excepción de las primeras carreras han poblado la zona alta del podio en casi el total de las carreras, considera que desde la F1 no han podido hacer más, brindando al resto de equipos oportunidades que no han sido capaces de aprovechar: “En este caso, Red Bull y Max Verstappen hicieron un trabajo increíble”, dice Domenicali, “Tal vez es otro equipo que no aprovechó la oportunidad adecuada”, argumenta el mandatario, defendiendo el buen enfoque de las nuevas reglamentaciones.

    Pero lo que vimos en la pista, la carrera de rueda a rueda, eso es lo que queríamos” comenta Domenicali sobre la nueva emoción de las carreras per sé, con una mayor capacidad de adelantamiento la cual pudo observarse en las primeras carreras, pero que finalmente tampoco ha sido un factor decisivo ni característico de esta temporada

    Emoción hasta el final

    Estoy totalmente seguro de que el próximo año la lucha en la pista llegará hasta el final del calendario”, lanza el mandatario esperanzado en que las limitaciones económicas y aerodinámicas igualen progresivamente la parrilla, sobre un espectáculo venido a menos después de una temporada 2021 única, y que espera poder traer de vuelta en 2023.

    Además, en tanto que presidente de la F1, Domenicali no puede menos que ver el vaso medio lleno a la hora de evaluar las luchas existentes ante las últimas carreras de 2022: “Para las últimas carreras, en el aspecto deportivo, hay mucha atención”, opina el italiano quien añade: “Hay una lucha por posición que también por la perspectiva del equipo está relacionada con su posición financiera y la recompensa económica si logran una posición mejor que los otros equipos. Así que creo que habría mucho interés en Brasil y Abu Dhabi también, no hay problema”, dispone el CEO a propósito de estas rivalidades.

    Finalmente, y teniendo a valorar el aspecto económico, Domenicali ha hablado de estabilidad y solvencia, que no se ha visto perjudicada por la temprana decisión de los campeonatos: “En primer lugar, tenemos las últimas dos carreras en las que se agotaron las entradas y los números realmente están creciendo. La atención se desplazará, por supuesto, a otras peleas desde la perspectiva deportiva. Eso es parte de las carreras”, concluye Stefano Domenicali.

    Fuente: www.caranddriver.com