La FIA tiene en la actualidad una gran cantidad de dolores de cabeza en la esfera de la F1 después de los diversos escándalos que se han sucedido en 2022, lo que sumado a 2021 ha hecho que el malestar desde todos los sectores con el organismo rector crezca a altos niveles.

    Una de estas situaciones problemáticas viene derivada de los problemas de visibilidad que están castigando el espectáculo en condiciones de mojado, forzando a largas detenciones e incluso cancelaciones como la del GP de Bélgica de 2021. Ahora. tras la confirmación de la FIA de introducir elementos físicos para limitar la cantidad de spray proyectado por los monoplazas, el director técnico de la FIA, Nicholas Tombazis, da más detalles al respecto de estos guardabarros.

    Uso excepcional

    Creemos que los guardabarros solo se instalarán un par de veces al año, tal vez tres. Que quede claro, no queremos que suceda cada vez que cae una gota de lluvia, pero nos preocupa que las carreras del calendario se puedan celebrar con regularidad y no se repitan episodios como el de Spa en 2021, que en todo caso dejó profundas cicatrices”, declara el ingeniero griego, que como miembro de la FIA hace patente el malestar de la organización por los últimos GP en condiciones de lluvia intensa.

    Por ello y por la falta de seriedad que supondría una nueva cancelación que cerca estuvo de suceder este año en Mónaco y sobre todo Japón, la FIA pretende incorporar estas piezas como medida excepcional: “Hay que protegerse de sorpresas y por lo que digo los guardabarros se pueden ver en dos o tres carreras como máximo, cuando hay que usar los neumáticos de lluvia completos, no los intermedios”, mantiene el alto cargo técnico de la Federación.

    Simulaciones prometedoras

    A continuación, Tombazis ha querido transmitir las buenas impresiones que ha dejado en simulaciones este nuevo elemento con su impacto aerodinámico y en visibilidad: “Hicimos muchas simulaciones CFD porque queremos asegurarnos de que el efecto de estos dispositivos sea relativamente pequeño en la dinámica general. Todavía hay una influencia, pero no es grande”, relativiza el ex de Ferrari.

    Lo que es más difícil de entender es la proporción de agua que se evacua del difusor trasero en comparación con la de los neumáticos. Una vez tengamos todos los datos y una solución, construiremos algunos prototipos y los probaremos en algunos monoplazas para encontrar la validación en la pista”, añade el ingeniero, sobre las siguientes fases del plan antes de su implementación en situaciones reales de carrera.

    ¿Cómo funcionarían?

    Finalmente, el director técnico de la FIA concede detalles sobre las expectativas en el funcionamiento de estas piezas adicionales: “Esperaría reducir a la mitad el efecto del agua proyectada, para la misma cantidad de agua”, declara el ingeniero en referencia a la utilidad de estos elementos en circunstancias que requieran de neumático de lluvia extrema.

    Sobre el modo y momento en que estos kits serían incorporados en los monoplazas, Tombazis aclara: “No hay que hacer nada con prisa. El montaje o desmontaje de los guardabarros se debe realizar al parar la carrera, antes de la salida o después de la bandera roja. Y si las condiciones mejoran, los dispositivos permanecerán en el coche”, específica el griego.

    Finalmente, y atendiendo a la acuciante cuestión de cuándo podremos ver este elemento salvador de las carreras en condiciones de lluvia, el alto cargo de la FIA responde: “Nos gustaría estar listos con un kit en la segunda mitad de la temporada del próximo año, lo que significa a tiempo para las carreras donde hay más posibilidades de fuertes lluvias. Pero como ya les quedará claro a todos, es un desafío que debemos superar entre todos y hay varios aspectos a tener en cuenta que deben abordarse y resolverse. No nos hemos dado una fecha, pero me gustaría que estemos listos para el campeonato de 2024” dispone en última instancia Nicholas Tombazis, dejando claro que todavía queda algo de camino por recorrer antes de ver en acción los guardabarros para circunstancias de lluvia.

    Fuente: www.caranddriver.com