Red Bull, tras los sucesos ocurridos en Brasil, alzan la voz para pedir perdón por todo lo ocurrido y admiten su error. Además, los de Milton Keynes condenan todos los comentarios de abuso que han recibido tanto ellos como familiares en los últimos días.

    Red Bull admite su error

    La polémica con respecto al equipo Red Bull en el Gran Premio de Brasil llegó en el momento que, al final de la carrera, Max Verstappen no dejó pasar, tras ser solicitado por su equipo, a su compañero de equipo.

    Sergio Pérez está en una disputa por el subcampeonato con Charles Leclerc, y Red Bull quiso acumular el máximo número de puntos posibles con el piloto mexicano. Algo que no fue posible, puesto que Verstappen no se detuvo y Checo terminó por detrás.

    Red Bull, tras los sucesos ocurridos en Brasil, admiten su culpa, al no haber previsto que esta situación podría darse, y esperan poder resolverlos para el futuro.

    Como equipo, cometimos errores en Brasil. No habíamos previsto la situación que se desarrolló en la última vuelta y no habíamos acordado una estrategia para un escenario como ese antes de la carrera”, emite Red Bull en su comunicado.

    This content is imported from Twitter. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Justifican a Verstappen

    Max Verstappen ha sido de quién más se ha hablado tras lo ocurrido en Interlagos, puesto que, al concluir la carrera, dijo por radio: “Ya os he dicho que no lo voy a hacer”. Aún así, su equipo justifica su acción, puesto que solo fue informado en la última curva, pero que, en el futuro, están seguros de que ayudara a Pérez.

    “Lamentablemente, Max [Verstappen] solo fue informado de la intención de tener que devolver la posición en la última curva sin que se transmitiera toda la información necesaria. Esto puso a Max, quien ha estado siempre abierto a colaborar y ha sido un piloto justo, en una situación comprometida con el poco tiempo de reacción que le dimos que no fue nuestra intención”, dicen los austriacos.

    “Cuando acabó la carrera, Max habló abiertamente y con honestidad, ayudando a los dos pilotos a solucionar cualquier problema pendiente, continúan los de las bebidas energéticas.

    El equipo acepta las razones de Max. La conversación fue un tema personal, el cual se mantendrá en privado en el equipo y no se realizarán ningún comentario más al respecto”.

    Red Bull condena los mensajes de odio

    Además, Red Bull tuvo un espacio en su comunicado para denunciar todo tipo de abuso que han recibido tanto ellos como sus familiares estos días.

    Los eventos que siguieron por redes sociales son completamente inaceptables. El comportamiento abusivo en redes hacia Max, Checo, el equipo y sus respectivas familias es impactante y triste, y, lamentablemente, es algo que nosotros, como equipo, tenemos que abordar con regularidad”, declaran los de Milton Keynes.

    “No hay lugar para este tipo de comentarios en las carreras o la sociedad al completo y necesitamos hacerlo mejor. Al final del día, esto es un deporte, y estamos aquí para correr”.

    “Amenazas de muerte, comentarios de odio y comentarios hacia ciertos miembros de las familias son deplorables. Valoramos la inclusión y queremos un lugar seguro para todo el mundo para trabajar y disfrutar nuestro deporte. El abuso debe terminar”, concluyó Red Bull.

    Fuente: www.caranddriver.com