Tanto Mercedes como la nueva Fórmula 1 están de enhorabuena tras el Gran Premio de Sao Paulo que no solo ha significado la primera victoria de un equipo distinto a Red Bull o Ferrari, en una temporada que prometía acabar con el ‘bipartidismo’ tan característico de esta categoría; sino también por la culminación que supone dentro de la escalera de progresión de pilotos que George Russell se sume a la lista de vencedores de grandes premios, después de una larga estancia en Williams.

    Sin embargo, el vencedor y principal protagonista de una de las mejores pruebas de la temporada tuvo un momento en carrera que levantó cierto malestar entre los aficionados, por un mensaje de radio que ahora procede a justificar.

    Vía libre para competir

    Todo sucedió cuando en el momento de la relanzada tras el segundo periodo de safety car, a escasas vueltas del final, George preguntó por radio si desde el equipo iban a autorizar a Hamilton para batallar con George, a lo que recibió una respuesta afirmativa, siempre y cuando se realizase de manera respetuosa.

    A raíz de esto, Russell ha querido matizar sus palabras: “Siempre hemos dicho que somos libres de correr”, introduce el británico sobre la filosofía del equipo: “Toto y el equipo han puesto mucha fe y confianza en Lewis y en mí. Hemos tenido algunos momentos codo con codo a lo largo de este año y siempre ha sido respetuoso y creo que tenemos un gran respeto por él”, avanza el ‘63’, defendiendo a su escudería y el respeto existente con Hamilton.

    No quería ordenes de equipo

    En consecuencia, Russell se ha visto en la necesidad de dar un segundo sentido a sus palabras, negando querer ordenes de equipo: “Solo quería entender nuestra posición porque sabía lo importante que era el 1-2 para el equipo”, asegura el ex de Williams, que por otro lado ha admitido sentirse impresionado por la posición que tomó Mercedes de el muro.

    Si no estábamos compitiendo, era como llevar el coche a casa. Si estábamos compitiendo, era una vuelta de clasificación en cada vuelta y un riesgo en cada curva porque la vuelta tenía que ser perfecta”, agrega el piloto inglés, cuya intención según defiende, era meramente informativa y estratégica, por saber cómo debía comportarse ante uno de los momentos más importantes de su trayectoria deportiva.

    Así, George Russell tuvo que lidiar además de con un problema hidráulico que pudo acabar con su carrera, con un beligerante Lewis Hamilton que se mantuvo a una escasa distancia de su compañero a lo largo de las vueltas finales, motivo por el que Russell se enorgullece aún más por su triunfo: “Obviamente feliz de haber ganado de esa manera”, dijo para finalizar George Russell, que ya cuenta con una victoria en F1 en su palmarés.

    Fuente: www.caranddriver.com