Fernando Alonso volvió a sufrir problemas con su motor en México, los cuales concluyeron en el quinto abandono del asturiano en 2022. Sin embargo, Szafnauer reconoce que es algo que eran conscientes que podía pasar este año, pues priorizaron el rendimiento a la fiabilidad cuando preparaban el nuevo motor para este año.

    Más rendimiento, menos fiabilidad

    Con la llegada del nuevo reglamento técnico introducido este año, algo que también iba a ocurrir era que los motores pasarían a congelarse este año hasta la entrada del nuevo reglamento de motores, que lo hará en 2026. Por ello, los equipos, tras esta temporada, tan solo podrán introducir mejoras en cuanto a fiabilidad.

    Eso llevó a los cuatro motoristas a debatir cómo afrontar este cambio, y si era mejor priorizar la fiabilidad o el rendimiento. En el caso del motor Renault, Otmar Szafnauer, jefe del equipo Alpine, confirma que priorizaron el rendimiento desde el inicio, por lo que eran conscientes de que podrían tener más fallos de fiabilidad.

    Esto lo realizaron siendo conscientes, y Szafnauer confirma que fue una decisión tomada antes de su llegada pero que cree que es correcta, puesto que creyeron que era mejor un motor potente pero que tuvieran que trabajar en la fiabilidad más adelante, a un motor fiable pero sin potencia y sin poder mejorar ese aspecto.

    “Fue una decisión que se tomó antes de que yo llegase aquí, pero siento que es lo correcto. Teníamos que ganar rendimiento en la unidad de potencia antes de la congelación, hemos apretado en ese aspecto para mejorar e ir evolucionando más tarde en fiabilidad, ya que la FIA sí permite trabajar en ese aspecto”, declara Szafnauer en unas palabras que recoge RaceFans.

    No sabemos olvidar que no hemos hecho un motor poco fiable a propósito, pero en caso de tener que equivocarse en un aspecto, es mejor ahí. Tenemos que apretar el área del rendimiento ahora mismo, ya que no vamos a poder evolucionar en ese aspecto hasta 2026”, continua Otmar.

    La carrera de Alonso iba según lo planeado

    Por lo tanto, esa es la razón por la que Alonso ha tenido tantos problemas este año, y por lo que en México sufrió su quinto abandono. Szafnauer comenta que la carrera del asturiano había ido según lo planeado, pero cuando empezó a tener problemas era imposible que pudiera acabar la carrera.

    “La carrera iba como lo habíamos planeado, al contrario que otras veces. Acertamos con la estrategia y todo fue bien hasta que Fernando tuvo ese problema con los cilindros que le obligó a detener el coche. Intentamos que llegase a meta, pero no fue posible. Sabíamos que iba a ser complicado tener que gestionar las temperaturas y los frenos, llegó a ir un segundo por vuelta más lento”, concluye Otmar Szafnauer.

    Fuente: www.caranddriver.com