El equipo Sauber se encuentra ante uno de los saltos más prometedores de su historia, desde 2026, la marca de Peter Sauber tendrá un nuevo y potente asociado, Audi, compañero de viaje que ya ha mostrado sus intenciones de invertir grandes cantidades de dinero y recursos con la intención de labrarse un nombre y aspirar a lo más alto en la categoría.

    Este compromiso se presenta como muy atractivo para un equipo humilde que a lo largo de su historia ha disfrutado de otras asociaciones con otros grandes ‘sellos’ de la industria del automóvil como BMW o actualmente Alfa Romeo. Recientemente Frédéric Vasseur se ha pronunciado a cerca de esta unión y de cómo se gestionará el equipo desde 2026.

    División de trabajos

    De este modo, el plan de Sauber en los próximos años consistirá en mantener su relación con Alfa Romeo durante 2023, para pasar competir en solitario las dos temporadas siguientes, y finalmente unir fuerzas con Audi como socio del equipo y desarrollador de motores en 2026: “En primer lugar, dividiremos completamente las operaciones”, ha aclarado Vasseur respecto al funcionamiento de esta unión:

    Estarán a cargo del motor en Neuburg y el equipo se encargará del chasis y la operación en pista desde Hinwil”, ha especificado el jefe de equipo, quien espera que con esta división no se creen problemas entre las dos partes, para así: “Poder construir en términos de estrategia para ser un solo equipo y no tener ‘equipos’ [internos] peleando entre sí”, dispone Frédéric, en busca de un equilibrio entre la parte suiza y alemana para poder sustentar una asociación longeva y fructífera.

    La necesidad de encontrar un socio

    Paralelamente, el actual responsable del equipo de carreras ha reflexionado sobre la cruda realidad en la F1, que fuerza a los equipos más humildes a renunciar a parte de su identidad para encontrar algún tipo de apoyo externo con el que mantenerse en el negocio. Tal es el caso de Sauber, quienes desde 2018 mantienen una relación con Alfa Romeo, gracias a la cual elevaron su nivel de competitividad tras uno de los episodios de mayor debilidad en su historia, cuando la escudería apenas podía batallar con el extinto equipo Manor al fondo de la parrilla: “A corto plazo, no tendrá un gran impacto, excepto que sabemos que podemos dar el siguiente paso”, dispone Vasseur en lo referente a la rentabilidad del nuevo proyecto.

    Será una gran oportunidad en términos de reclutamiento y para ser más atractivo para los patrocinadores en el futuro”, asegura el team principal, esperanzado en allanar la solvencia de la marca y sostener la competitividad en las próximas temporadas.

    Por ello, Vasseur reconoce que para Sauber es vital contar con un socio que les pueda permitir afrontar los gastos necesarios para seguir compitiendo: “La F1 ha dado un gran paso adelante en los últimos 10 años y mantenerse como un equipo independiente hoy en día es bastante imposible”, asegura el técnico francés.

    Bajo esta tesitura, y en busca del mejor mecenas con quien aunar esfuerzos, Sauber ha encontrado en Audi el socio idóneo, con un proyecto autónomo e independiente, que le podría permitir brillar con luz propia: “Fue probablemente la mejor opción que pudimos agregar, por lo que estamos más que felices de tener este tipo de acuerdo para el futuro”, lanza el mandamás quien además de motores espera otro tipo de facilidades de la mano de sus ostentosos socios:

    Estamos luchando para estar en el tope presupuestario. Dependemos absolutamente de los resultados. Si quieres tener una visión a largo plazo y solo tienes tres o cuatro equipos independientes, será cada vez más difícil”, concluye Frédéric Vasseur ante una transición lejana, pero ansiada por su escudería.

    Fuente: www.caranddriver.com