Fernando Alonso ha participado en la mayoría de temporadas de F1 comprendidas entre 2001 y 2022 –todas a excepción de 2002, 2019 y 2020–, lo que inherentemente significa que ha vivido una considerable cantidad de cambios de normativa a lo largo de este periplo, por los cuales la F1 ha mutado hasta convertirse en una categoría completamente distinta a la que conociese en su temporada de debut.

    Cambios y modificaciones técnicas que llevaron a Fernando a aborrecer el gran circo y a tomarse dos años de experimentación en otras áreas del automovilismo y que sin embargo le volvieron a motivar para volver de cara a 2021, con la revolución del efecto suelo y la promesa de la igualdad entre equipos, con una nueva normativa que finalmente se haría efectiva en 2022, la cual el ovetense valora ahora, tras una primera temporada que en líneas generales ha sabido a poco.

    Alonso se une a Vettel

    Y es que por mucho que desde la FIA o la FOM pretendan vehicular la opinión pública hacia un éxito rotundo e incluso sin precedentes en la historia de la categoría, sus pletóricos discursos no están siendo capaces de sepultar la voz de importantes sectores de la afición e incluso de pilotos como Sebastian Vettel, al que ahora se une Fernando Alonso:

    Las nuevas reglas son uno de los motivos por los que regresé. Originalmente debían ser introducidas en 2021, por lo que llegué un año antes”, introduce el de Asturias, sobre el proyecto de su retorno al gran circo, rodeado de promesas por parte de la F1 y del equipo Alpine que al final una vez no han dado el fruto esperado para el bicampeón:

    Y sí, ha sido un poco decepcionante para todos tener que reconocer que las cosas no han cambiado drásticamente. Hay como máximo dos equipos que pueden ganar carreras, como ha sido estos últimos años”, valora Alonso, para quien poco ha variado el panorama, si bien en estas dos temporadas ha tenido oportunidades de mostrar su talento al volante y lograr buenos resultados, sobre todo en comparación con las que tuvo en su segunda etapa en McLaren.

    Cuestión de distancia

    En el caso de Fernando, la mayoría de reproches a la nueva era de la F1 van encaminados a la desigualdad entre las marcas, la cual se aspiraba a reducir pero que sin embargo en 2022 ha vuelto a dejar estamentos claramente diferenciados, sobre todo entre los tres equipos de la cabeza y la zona media: “La brecha entre los dos o tres primeros equipos y la mitad de la parrilla siempre es demasiado grande. En el 50% de las carreras, estamos a una vuelta del ganador”, prosigue el piloto de 41 años, que no puede más que sentirse decepcionado por la excesiva distancia con respecto a sus auténticas metas.

    Por lo tanto, aún no hemos obtenido el resultado que la Fórmula 1 buscaba con la revisión de las reglas”, extrae Fernando Alonso tras su interpretación de lo que ha sido 2022, si bien las cuestiones de diferencia entre monoplazas suelen reducirse conforme las normativas ‘envejecen’ y permiten a todos los equipos llegar a las mismas conclusiones a la hora de diseñar el monoplaza, algo de lo que Fernando es consciente:

    No creo que el tope presupuestario tenga una gran influencia. Son más las reglas. Son muy restrictivas. Hay No hay mucho más que inventar. Los equipos de cabeza ya están bastante cerca del límite y los demás se unirán a ellos”, establece Fernando Alonso para finalizar.

    Fuente: www.caranddriver.com