Mattia Binotto ya es historia en la Scuderia Ferrari, el ingeniero que aterrizó en Maranello allá por el año 1995 –coincidiendo prácticamente con el fichaje de Schumacher– y que fue creciendo en la entidad hasta convertirse en jefe de equipo, ha decidido dar un paso al lado, abandonando Maranello y forzando a Ferrari a una nueva reestructuración que debilita una vez más la imagen de un equipo que no gana el mundial de constructores desde 2008.

    Recientemente, quien ha sido el gran rival de Binotto desde los muros esta temporada, Christian Horner, ha querido comentar y valorar lo sucedido, desde un punto de vista externo.

    Dentro de lo esperado

    Y es que para el jefe de equipo de Red Bull, esta decisión con la que resarcirse de todo lo sucedido en 2022, no ha supuesto una gran sorpresa: “En realidad no. Obviamente es la elección de Ferrari”, comenta en tono de sinceridad el mandamás del equipo Campeón del Mundo, en palabras concedidas a Sky Sports F1.

    De este modo, continua el desfile de jefes de equipo vestidos de rojo, a los que Horner ha visto entrar y salir sin pena ni gloria desde que se encuentra al frente del proyecto de Red Bull: “Creo que será el sexto director de equipo en el que me sentaré enfrente desde que estoy en Red Bull”, repasa el británico, hasta cierto punto responsable de tanta reestructuración en la competencia, por su buen hacer; en un equipo habiendo convivido con 4 directores de equipo distintos en Ferrari, 5 contando el breve lapso de Marco Mattiacci.

    Mantener la presión

    De este modo, Red Bull podría anotarse una victoria extra una vez acabado el año, al debilitar aún más a uno de sus rivales ya malherido, que podría presentarse a 2023 con unos objetivos inmediatos más comedidos: “[Es] obviamente difícil para él”, declara el dirigente, sobre la delicada situación de Binotto y Ferrari, tras un 2022 lleno de equivocaciones:

    Tuvieron un gran coche este año, ciertamente fueron muy competitivos”, completa Horner, a propósito de una escudería que no supo sacar rédito a su monoplaza, pilotos y presupuesto, en un 2022 insatisfactorio para los de rojo.

    Finalmente, antes de concluir, Christian Horner ha tenido nuevamente que desmentir la posibilidad de que cambie de aires para reemplazar a Binotto en Ferrari, en un movimiento que carecería de lógica teniendo en cuenta todo lo que ha construido en Red Bull y el gran estado de forma actual: “Mi compromiso con el equipo Red Bull es muy grande”, sentencia el jefe de equipo, quien aprovecha para añadir: “He estado aquí desde el principio, y obviamente tengo un apego muy cercano”, dijo Horner para cerrar.

    Fuente: www.caranddriver.com