Daniel Ricciardo y Red Bull volverán a ir de la mano en 2023 tras unas temporadas de relación interrumpida y en las que el vínculo entre el piloto australiano y la directiva del equipo austriaco ha pasado por todo tipo de estados: de una tensión asfixiante a un campo de cultivo favorecedor a la reconciliación y posterior reincorporación de Daniel Ricciardo, que el año que viene se desempeñara principalmente en el simulador, en el rol de tercer piloto de Red Bull.

    Ahora, quien volverá a ser su jefe, Christian Horner, valora la progresión de Daniel como piloto al que ha visto crecer desde joven, y la nueva unión de la escudería con el piloto de 33 años.

    Hizo algo estúpido

    De este modo, para Horner, la casa de Ricciardo siempre ha sido Red Bull, equipo del que escapó en 2018 en contra de los deseos de la marca de bebidas, en lo que fue una despedida conflictiva para ambas partes. Con la vuelta al equipo de Ricciardo, Horner se siente ‘vencedor’ de todo lo que sucedió en aquel año: “Daniel se unió a nosotros cuando era adolescente y creció con el equipo aquí”, comenta el británico, sobre el papel imprescindible que Red Bull ha jugado en la trayectoria del australiano.

    Tuvo un gran éxito aquí con nosotros, y luego fue e hizo algo estúpido cuando se marchó a pilotar para un par de equipos y nunca funcionó del todo”, agrega el team principal, sobre la arriesgada decisión de Daniel de abandonar Red Bull para fichar por Renault de cara a 2019, marca con la que consiguió varios podios, antes de unirse a McLaren donde fracasó estrepitosamente, pese a ganar en Monza en 2021.

    Regreso acertado

    En consecuencia, para Horner, traer de vuelta en calidad de tercer piloto a Daniel Ricciardo es un movimiento idóneo, teniendo en cuenta la personalidad del piloto australiano: “Daniel tiene una gran personalidad y un gran carácter”, valora el jefe de equipo sobre el ‘3’.

    Sentimos que era correcto traerlo de regreso al equipo y, por supuesto, promocionalmente, tiene la sonrisa más grande en la Fórmula 1” continúa el mandamás de Red Bull, en una mezcla de familiaridad y optimismo, que han guiado el fichaje de Ricciardo, tal como el mismo piloto ya ha transmitido en otras ocasiones.

    Por último, Horner analiza el enfoque con el que afrontar esta asociación, donde Red Bull se beneficiará de un piloto con mucha experiencia, y Daniel podrá recuperar sensaciones: “Para él, podrá volver a divertirse y redescubrir el placer de ser un piloto de Fórmula 1, en lugar del estrés que ha tenido en los últimos años”, dijo Christian Horner para finalizar.

    Fuente: www.caranddriver.com