Tras el intento fallido de inscribirse en la Fórmula 1 junto a Red Bull, desde Porsche dan su versión de los hechos del por qué no se llevó a cabo su acuerdo. Aún así, la marca alemana no baja los brazos y sigue teniendo en el punto de mira la categoría reina.

    Un acuerdo que no acabó llegando

    El objetivo por parte del Grupo Volkswagen era el de tener dos de sus marcas participando en la categoría reina del automovilismo, la Fórmula 1. Así es como Porsche y Audi comenzaron a sonar para entrar de alguna manera u otra.

    Porsche tenía el objetivo de entrar a la Fórmula 1 y triunfar, para así ser conocida como “la marca de coches deportivos más atractiva”. Para ello, su objetivo era unirse al equipo Red Bull y ser su suministrador de motores.

    Por otro lado, Audi quiere acabar convirtiéndose en “una marca premium”, subiendo los precios de sus coches. Para ellos, la marca de los cuatro aros quería entrar de lleno a la Fórmula 1 como un equipo independiente.

    Los de Porsche parecían estar mucho más avanzados, aunque las cosas acabaron cambiando. Ya sabemos que Audi entrará como un equipo independiente, habiéndose unido a Sauber, a partir de 2026, además de ser suministrador oficial de motores a partir de dicho año.

    Sin embargo, las cosas en Porsche no acabaron completándose, y el acuerdo con Red Bull acabó rompiéndose. “Las conversaciones iban muy bien. Ya había un apretón de manos sobre nuestra participación en el equipo, pero en el último momento el acuerdo no se cerró, habría dicho Fritz Enzinger, uno de los altos ejecutivos de Porsche que se marcha de la marca, en su discurso de despedida, según cita Speedweek.

    “Queríamos ser socios en igualdad de condiciones. Pero, por supuesto, cada cual tiene que decidir por sí mismo si quiere vender acciones o no. Nos parece bien. Al menos nosotros nos hemos comportado justamente”, ha continuado.

    El fin de las negociaciones con Porsche acabó llegando, según pudieron contar desde Red Bull, porque los alemanes querían llegar más allá de ser un motorista, y querían controlar el 50% del equipo. Algo por lo que el equipo de las bebidas energéticas no estaba dispuesto a pasar y que desde Porsche llegan a comprender.

    ¿Acabarán llegando Porsche a la Fórmula 1?

    Sin embargo, desde la marca alemana no tiran la toalla y siguen buscando un nuevo socio con el que poder aliarse para entrar a la Fórmula 1 y cumplir sus objetivos. Aunque, de momento, sus opciones son escasas.

    Fuente: www.caranddriver.com