Carlos Sainz no ha tenido pese a todo su mejor temporada en 2022 ni mucho menos. El piloto español ha disfrutado este año de su primera temporada con un monoplaza capaz de aspirar a todo, al menos en los primeros meses de temporada, donde desgraciadamente más dificultades encontró para sentirse cómodo en el monoplaza. Con el paso de los meses y su mejor estado de forma volvió a chocar de bruces con la dura realidad, al tener ver como el Ferrari se sumía en un negro pozo respecto a los pujantes Red Bull y Mercedes.

    Ahora el ‘55’ valora sus mejores carreras de la temporada e identifica las principales carencias en las que trabajar como equipo para un mejor 2023.

    Mejores actuaciones que en Silverstone

    De este modo, Carlos Sainz ha elegido de entre todos los recuerdos del año, aquel que conserva con más cariño: “la victoria, por supuesto”, declara el piloto español, que sumó su primer triunfo tras un trepidante Gran Premio de Gran Bretaña, en un escenario y bajo un escudo de los más prestigiosos de la F1:

    Especialmente en Silverstone para Ferrari es un lugar muy especial, pero honestamente estaba pilotando mucho mejor en Brasil o Estados Unidos de lo que hice en Silverstone”, asegura el de Ferrari, consciente de que en aquel momento del año todavía experimentaba grandes dificultades, que le situaban en una posición de indefensión contra Leclerc o Verstappen, que en circunstancias normales hubiesen vencido en Inglaterra de no haber caído en la mala fortuna que Sainz pudo esquivar.

    En consecuencia, Carlos elige los momentos de final de temporada como aquellos más representativos de su estado de forma actual, y que le hacen soñar con un mejor 2023: “Mi mejor fin de semana de la temporada fue probablemente Brasil, donde creo que habría comenzado segundo en la carrera principal sin [una penalización en la parrilla motores] y podría haber luchado por la victoria” afianza el ‘55’, que desde mitad de temporada elevó su competitividad pese a las crecientes limitaciones de Ferrari.

    En Austin, obtuve la pole y hubiéramos sido muy rápidos en la carrera, si hubiera hecho la carrera”, lamenta Carlos, cuya carrera en las Américas se vio reducida a una curva, cuando Russell chocó con él en la salida.

    “He sido rápido en la segunda mitad [de la temporada], pero siempre recordaré mi primera victoria”, sostiene el hijo del campeón de rally, sobre el momento más especial de la temporada, y la culminación de toda una trayectoria deportiva que todavía puede deparar éxitos mayores.

    Pelota en el tejado de Ferrari

    Con un estado de forma recuperado después del tortuoso proceso de adaptación al nuevo concepto de F1, Carlos Sainz pasa a poner deberes al equipo de cara a un 2023, donde deben progresar en ciertas áreas: “Necesitamos ser mejores en la ejecución de carreras”, lanza el piloto madrileño a propósito de la ola de contratiempos que les han sobrevenido los domingos este año:

    La salida, por ejemplo, este año hemos tenido un problema inherente con el coche que no nos permite empezar bien“, señala Sainz, que también ha tenido en varias ocasiones que salir a corregir las decisiones estratégicas de un errático equipo de estrategia:

    El segundo punto es obviamente la estrategia y colocar los neumáticos adecuados en el coche los domingos”, avanza el piloto de 28 años, que junto a Leclerc se ha visto limitado en ciertas ocasiones por la forma de proceder desde el muro.

    Esto es algo en lo que estamos trabajando para el próximo año y luego está el desarrollo”, añade Sainz, sobre la segunda gran debilidad de Ferrari que nuevamente 202 ha puesto en evidencia, con un equipo incapaz de sostener el pulso de actualizaciones de Red Bull o Mercedes, llegando al límite de gasto en el GP de Singapur.

    Queremos vencer a Mercedes y Red Bull, así que necesitamos desarrollar más que ellos“, dispone Carlos Sainz en una nueva muestra de su hambre para un 2023 para el que se siente más preparado, y con en el que espera que el resto del equipo pueda acompañar.

    Fuente: www.caranddriver.com