El reciente Consejo Mundial del Motor, celebrado esta semana, está dejando importantes novedades para la categoría reina del automovilismo, de cara a su futuro inmediato, de este modo, después de conocerse los escenarios en que se disputarán las seis carreras Sprint de 2023, desde la FIA se han pronunciado también acerca de medidas colaterales de este significativo aumento de los grandes premios con formato Sprint, como lo es por ejemplo el suplemento económico que se concede a los equipos para este tipo de eventos.

    Doblar la apuesta

    Y es que uno de los problemas principales por los que el formato Sprint no acaba de convencer en las escuderías era por el impacto económico que pudiesen tener estas ‘arriesgadas’ carreras extra de 100 kilómetros. Esta justificación fue la que emplearon las marcas para pedir un aumento del techo presupuestario para 2022 de hasta 5 millones de dólares, la falta de acuerdo a este respecto contribuyó a que de cara a 2022 se mantuviese el mismo modelo de formato Sprint que el visto en 2021.

    Para esta temporada, la FIA acordó finalmente la distribución de 150.000 dólares adicionales a cada equipo, para cada carrera al Sprint, por todo lo que supone el tener un incremento de la actividad en pista, en algo más de 100 kilómetros en estos fines de semana, además, se disponía de una cobertura de 100.000 dólares, destinados a cubrir los gastos de reparación por accidente ocasionados durante las carreras al Spinrt.

    Sin embargo, para 2023 y 2024, la FIA ha establecido nuevas condiciones, por las cuales permitirá la duplicación del suplemento económico por cada una de las carreras Sprint, que pasará de 150.000 a 300.000 dólares, para cada equipo y gran premio regido por el nuevo formato. Paralelamente, aquella cobertura de 100.000 dólares destinada a limitar los efectos de un accidente en las carreras clasificatorias pasará a eliminarse; lo que no deja de suponer una ventaja sustancial para los equipos de cara a la próxima temporada.

    Refuerzo en el sistema antivuelco

    Además, la FIA ha aprovechado para transmitir la implementación de mejoras de seguridad con vistas al año que viene, como lo es el refuerzo del sistema antivuelco de los actuales monoplazas, algo que venía necesitándose desde el GP de Gran Bretaña, donde dicho elemento de seguridad no cumplió su función al desintegrarse en el aparatoso accidente de Gaunyu Zhou, y que puso en riesgo al piloto chino.

    Estas actualizaciones significan que las cargas que se aplican en las pruebas se aplicarán de forma más horizontal en busca de una mejor fijación del arco antivuelco a la estructura general del chasis”, reza el comunicado respecto a la mayor exigencia sobre estas piezas que se aplicará en los crash test, lo que se traducirá en un refuerzo del sistema antivuelco por parte de los equipos y en consecuencia de toda la estructura del monoplaza.

    Fuente: www.caranddriver.com