Max Verstappen comenta la gran evolución que ha tenido el RB18 a lo largo del año y considera que su monoplaza a final de temporada acabó siendo como a él le gustan los monoplazas. Aún así, asegura que no fue fácil llegar hasta ese punto, y habla del duro comienzo que tuvieron en 2022.

    El duro comienzo de Red Bull en 2022

    Pese a haber terminado la temporada ganando 17 de las 22 carreras disponibles y dominando a lo largo del año, el comienzo de temporada no pintaba de esa forma para el equipo Red Bull cuando perdieron dos de las tres primeras carreras ante Ferrari.

    El monoplaza, a principios de año, sufría mucho de sobrepeso, y eso provocaba que sus pilotos sufrieran muchos problemas y no pudieran ir al límite. Así lo cuenta Max Verstappen, asegurando que era incierto cómo rendiría su monoplaza al principio de año antes de salir a pista.

    “Era un monoplaza muy pesado, en el lugar incorrecto. Eso provocaba que bloquease y mucho subviraje. No podía confiar en eso porque siempre era un poco incierto lo que pasaría en cada curva”, cuenta Verstappen en unas declaraciones recogidas por The Race.

    “Así que, yendo a hacer vueltas de clasificación, en las primeras carreras, siempre era un poco un juego de adivinar para mí, tanto en la Q1, Q2 y Q3. Me decía ‘¿Bloquearé? ¿Me subvirará el coche?’”, declara Max.

    La resurrección en Milton Keynes

    Sin embargo, las mejoras fueron llegando, el peso fue bajando y el rendimiento del RB18 fue mejorando, incluso superando el peso mínimo al cual no llegaron ni a acercarse, y Verstappen estuvo mucho más contento con el rendimiento del monoplaza.

    “Era vago porque tenía mucho sobrepeso. E intentaba llevar el coche al límite, pero eso lo hacía lento. Tenías que adaptarte a ello, y estuve adaptándome a ello durante las carreras en las que fuimos perdiendo kilos”, continua el piloto de Red Bull.

    “Tan pronto como nos deshicimos de ese sobrepeso se hizo más ágil, respondía mejor, y, en definitiva, era mejor. Y era un coche más rápido también. Así es como creo que los coches de carreras deben de ser, dice el bicampeón de la Fórmula 1 para cerrar.

    Al final del año, Red Bull seguía teniendo preparadas varias mejoras para reducir el peso del monoplaza, pero no les hicieron falta para acabar haciéndose con el título. Dichas mejoras se las guardaron para 2023, con lo que se espera que sean aún capaces de bajar medio segundo por vuelta sus tiempos.

    Fuente: www.caranddriver.com