Nasser Al-Attiyah se impone en la primera etapa del Dakar y hoy saldrá el primero sin referencias. Gran día de Laia Sanz, 12ª

La etapa de apertura del Dakar 2018 consistió en una sección de enlace espectacular a lo largo de la costa del Pacífico seguida de un sprint de 31 km cerca de Pisco, el calentamiento ideal antes de que aparezcan las primeras dificultades reales del rally en los próximos días. Ayudó a los competidores a hacerse una idea de las dunas del desierto de Ica, cerca de Pisco (donde se elabora el famoso aguardiente peruano del mismo nombre) antes de una hermosa bajada que dio a los especialistas la oportunidad de brillar.

En motos el campeón defensor del título Sam Sunderland selló su autoridad en la carrera con una sólida victoria en Pisco. El piloto oficial de KTM es el primer líder, 32 segundos por delante del estelar Adrien van Beveren (Yamaha). Pablo Quintanilla y Joan Barreda también llegaron a corta distancia, mientras que el ganador del 2016 Toby Price terminó en un distante 14 º.

Ignacio Casale envió un mensaje claro a sus rivales en la categoría de los quads al conseguir su primera victoria de la etapa por delante del campeón defensor Sergey Karyakin y el francés Sébastien Souday, quien aún no ha terminado el Dakar a pesar de los tres intentos anteriores.

Mientras tanto, en la categoría de automóviles, Al-Attiyah nuevamente mostró su determinación de poner fin al reinado de Peugeot con una victoria que mantiene la promesa de varios más. Su compañero de equipo, Bernhard ten Brinke, confirmó la actuación estelar del nuevo Toyota al quedar segundo tras el catarí, mientras que Stéphane Peterhansel se vio obligado a correr a la defensiva.

Aleš Loprais, por otro lado, ganó su sexta etapa en la categoría de camiones mientras persigue la victoria general que hasta ahora le ha fallado. Martin van den Brink y Eduard Nikolaev son menos de 30 segundos atrás.

La etapa inaugural se convirtió en una pesadilla para Sébastien Loeb. El campeón alsaciano de Peugeot se encontró sin frenos después de tan sólo 3 km de carrera. El nueve veces campeón del WRC ya ha perdido más de cinco minutos ante Nasser Al-Attiyah y tendrá que trabajar mucho para recuperarlos.

Monsieur Dakar, Stéphane Peterhansel, declaró tras la jornada inaugural: “No me sentía cómodo con los faros delanteros tan altos. No tenía mucha confianza, así que manejé como una abuelita. Pasé toda la etapa a la defensiva. Proporcionalmente, concedimos mucho tiempo a Nasser. Demasiados minutos en sólo 30 kilómetros es un gran problema. Necesitamos entrar en la carrera, las cosas van a funcionar mejor”.

El ganador de la etapa de hoy, Al Attiyah, no pareció nervioso ante la perspectiva de tener que abrir camino en la Etapa 2: “Tendremos que salir y hacerlo”, explicó desde el vivaque cerca de Pisco. “Para mí es mejor liderar que perseguir, y tal como estamos ahora tengo un poco de tiempo en mi mano”.

La reina de la jornada inicial ha sido, sin duda, Laia Sanz. La piloto de Soficat Xerox ha sido 12ª, a 3 minutos y 15 segundos del primero, en una jornada propicia para ella, pese a arrastrar un virus estomacal. “Se me ha dado bien esta primera especial, aunque llevo un par de días con un virus estomacal, como medio equipo, y ha habido un momento que me he mareado mucho por el pilotaje en las dunas y el calor que hacía. Era una etapa muy peligrosa porque el sol estaba muy alto, costaba leer el terreno y había dunas muy cortadas. De hecho, en el kilómetro 2 o 3 ya he visto el helicóptero parado para atender a un piloto accidentado en una duna cortada. Tenía muy claro que había que ir tranquila y eso quizá me ha beneficiado porque había un punto de paso complicado que he encontrado bien y hay gente que se lo ha saltado”, ha explicado ya en meta. Laia no se fía de lo que hay por delante y avisa que esta edición será muy dura: “Lo de hoy han sido sólo 31 kilómetros, pero han resultado muy exigentes. Mañana ya nos podemos preparar bien porque tenemos un recorrido de más de 200 kilómetros y salimos detrás de los coches, así que, seguro que será muy difícil y duro, mucho más que los últimos años” [fuente; Soficat Mediage].

Para el domingo los copilotos tienen la palabra. El bucle dibujado frente a Pisco es un 90% de fuera de pista. 278 km de etapa de los que 267 serán de especial cronometrada. Para este ejercicio de navegación, los coches tendrán el ‘privilegio’ de ser los primeros en lanzarse… privados del rastro que deja habitualmente el paso de las motos. El riesgo de hundimiento se reducirá con el relativo frescor matinal, pero nada será fácil en los cañones de los 40 primeros kilómetros de especial, ni en las dunas escalonadas posteriores. [Fuente; Media Content Dakar]