Peterhansel pierde casi dos horas y Carlos Sainz gana su segunda etapa consecutiva y se aúpa al liderato con un margen de más de una hora

  • Peterhansel rompió amortiguadores y dirección al golpear una piedra y perdió una hora y 47 minutos.
  • Mientras tanto su compañero madrileño de Peugeot, Carlos Sainz, ganó la etapa de Uyuni y se escapa en la clasificación general.

 

Carlos Sainz ha asestado un golpe doble en la ruta hacia Uyuni al imponerse con comodidad en la etapa del día. Se hace de este modo no sólo con su segunda victoria consecutiva, aprovechando las penurias de Stéphane Peterhansel, sino también con las riendas de la general con 1h11 de ventaja.

El Dakar más duro de Sudamérica también se llevó por delante a Stéphane Peterhansel, el único piloto que lleva esta carrera por apellido. En el kilómetro 186 su Peugeot 3008 DKR Maxi se accidentaba al golpear una roca cuando quería adelantar a un motorista y los daños daban un vuelco a la carrera: rotura en los amortiguadores y el triángulo de dirección.

30 minutos. Una hora. Una hora y 45 minutos. Eso se dejó en las pistas de Bolivia, embarradas, y no pudo reemprender la marcha hasta que su compatriota, compañero y amigo, Cyril Despres, le socorrió con las piezas necesarias.

Por delante, ajeno, Carlos Sainz. Ganó la etapa, lidera la general con más de una hora de ventaja sobre todos sus perseguidores con un Peugeot implacable en velocidad, pero frágil en los accidentes: Despres ya sucumbió al inicio rompiendo una rueda, Loeb encalló en una duna y tuvo que abandonar y ahora Monsieur Dakar, el piloto que nunca va al máximo, se da de bruces con una piedra y queda tercero en la general a 1h20’46”.

Carlos Sainz ha declarado al acabar la etapa: “Hoy ha sido un día muy difícil. Al principio era fuera pista con alguna pequeñas dunas y hierba de camello. Todo ha ido bien, el coche, Lucas, todo ha funcionado perfectamente y hasta el final no he sabido que Peterhansel había tenido el problema. Contento con la victoria y vamos a seguir día a día que quedan muchas etapas y complicadas y ahora se trata de sobrevivir”.

En motos Joan Barreda ha ganado la séptima etapa, primera parte de la de la etapa maratón, y es tercero de la general a 4’45” del nuevo líder el francés A. Van Beveren.

Barreda ganó la etapa, pero su continuidad en el Dakar no está asegurada. El de Honda recortó ocho minutos a Benavides y tres a Van Beveren, ahora líder de la carrera. Pero en el kilómetro 300 sufrió una caída que le afectó a la rodilla derecha y nada más alcanzar el vivac de Uyuni se fue con los médicos para evaluar la situación.

Cojeaba al caminar, aunque pudo terminar la etapa en un ritmo lo suficientemente rápido como para asegurarse su tercer triunfo parcial de esta edición el Dakar. El otro problema es que en esta jornada no hay asistencias, tampoco el fisioterapeuta de su equipo. Un vuelco que puede resultar crucial para un Dakar que estaba resultando casi impecable para Barreda.

La etapa de mañana domingo 14 de enero será la etapa 8 de Uyuni a Tupiza: las motos recorrerán 584 km (SS: 498 km) y los coches 558 km (SS: 380 km).

Marc Coma describe la especial así: “La segunda parte de esta etapa maratón propone también la especial más larga del rally con cerca de 500 kilómetros. Antes de dejar el Altiplano, los pilotos pasarán una dura prueba entre las dunas, de gran altitud, a 3.500 m sobre el nivel del mar. Etapa para reducir o aumentar las distancias en la cabeza de carrera. Previsiblemente en este momento se sabrá qué puñado de hombres o mujeres están en disposición de ganar el Dakar”. [Fuente; Media Content Dakar]