• Peterhansel gana la etapa en coches y Carlos Sainz apenas pierde tiempo pese a abrir pista.
  • En motos Barreda es capaz de hacer 8º pese a su maltrecha rodilla y una genial Laia acaba 9ª

La octava etapa del Dakar era la segunda parte de la etapa maratón y tenía una especial cronometrada de casi 500 kilómetros.

En la lucha por la victoria de etapa estaban Peterhansel, Despres y Nasser Al Attiyah, muy igualados lo tres, con Sainz más conservador administrando su renta de más de una hora sobre Nasser Al-Attiyah, que va con Toyota mientras que el madrileño y el francés corren con Peugeot.

Finalmente, Carlos Sainz ha perdido algo más de siete minutos en meta en una especial que ha ganado su compañero Peterhansel y ha cedido menos de cinco minutos con el catarí al que ahora tiene segundo en la general a 1h06’37”.

“Ahora toca ayudar a Carlos a ganar e intentar ser segundo”, dijo en francés Peterhansel mientras pasaba un paño húmedo por los cristales de su Peugeot 3008 DKR Maxi. Luego, en inglés, dejó otro matiz: “Hasta ahora he ido con cuidado. A partir de ahora voy a salir al ataque”. El rey del Dakar no quiere dejar de serlo, o al menos no lo pondrá tan fácil, aunque se haya dejado casi dos horas en las pistas bolivianas. Por eso este domingo, en la octava jornada, ganó la etapa y recortó siete minutos a Sainz, el líder, que abría pista y acabó quinto de la jornada.

Stéphane sigue tercero en la clasificación y no muy lejos estuvo Nasser Al Attiyah, que también exprimió el motor atmosférico de su Toyota, con un nivel inferior en la altitud del Altiplano boliviano en comparación con los turbodiésel de Peugeot. “No podemos alcanzar a los buggies, tendremos que esperar a que les pase algo”, dijo el catarí. También Despres rodó con los mejores, fue segundo y vuelve a encontrarse con el Peugeot. Será el apoyo en la pista de Monsieur Dakar y de Carlos. El problema es que comenzando la décima etapa segundo, tras Stéphane y varios minutos por delante de Sainz, no sería de mucha ayuda para el madrileño si llegase algún problema técnico indeseado.

Carlos Sainz tras la especial declaraba: “Ha sido una etapa muy larga y había un poco de todo. Hay que ir bien en todos los terrenos y amoldarse a todo. Ahora hay que mantenerse concentrado, intentar llegar y tratar de ir pasando días. Bueno, si la etapa de mañana se anula, pues una menos. Es una buena noticia para mí”.

La etapa de mañana lunes 15 de enero, la 9ª, finalmente se ha anulado porque la climatología ha hecho que muchas zonas sean peligrosas.
Pero los pilotos tendrán que rodar 500 km de enlace de todos modos así que mucho descanso tampoco habrá.

En motos la especial también era de 498 km cronometrados.

Una etapa muy dura para Joan Barrera que abría pista, y ha tenido que correr mermado debido a la caída sufrida ayer. Con su rodilla lesionada, ha aguantado el dolor y siempre ha estado entre los diez primeros clasificados acabando finalmente octavo.

Xavier de Soultrait ha sido evacuado en el helicóptero medicalizado y se sospecha que puede tener fracturados el codo izquierdo y la rodilla. No cabe duda de que al piloto de Yamaha no le acompaña la suerte en el Dakar.

Magnífica actuación de Antoine Meo que acaba alzándose con la victoria final de la especial por delante de Ricky Brabec. El francés consigue su segunda victoria en tres días con una ventaja de 1’08” sobre el estadounidense, mientras que Toby Price completa el podio del día a 2’45”.

Genial Laia Sanz que logra su mejor clasificación de etapa en la presente edición con un brillante 9º puesto a 2’15” de Joan Barreda.

En la general el francés Adrien Van Beveren sigue al mando con el argentino Kevin Benavides pisándole los talones a tan solo 22 segundos.

De la armada española el mejor clasificado es Joan Barreda que permanece 5º a 8’01” y Gerard Farrés también en el top ten, 9º pero ya a más de 45’.

Mañana lunes no hay etapa porque la 9ª ha sido suspendida así que hay que esperar a la 10ª, el martes, de Salta a Belén con 795 km totales de los cuales 372 serán cronometrados.