El piloto de Mercedes Lewis Hamilton, mantuvo el monopolio en las posiciones de pole de Gran Premio de Australia que ha ocupado desde 2014 con otro mejor tiempo en la clasificación, utilizando el neumático blando de principio a fin de cada sesión. El tiempo de la pole position de Hamilton rompió su propio récord de vuelta en Albert Park desde del año pasado y recibió el premio Pirelli Pole Position Award de la mano de Alan Jones, el campeón mundial de Fórmula 1 de 1980.

POSIBLES ESTRATEGIAS DE CARRERA

En teoría, la estrategia más rápida para el Gran Premio de Australia de 58 vueltas es en realidad a dos paradas: dos stints en neumáticos blandos de 21 vueltas cada una, seguidos de un final más corto de 16 vueltas en el medio.

En la práctica, es más probable que los equipos adopten una estrategia de una sola parada, que de todos modos estaría según las simulaciones en un tiempo muy similar y conlleva menos riesgos, especialmente porque Albert Park no es nada fácil de adelantar. La estrategia óptima de una sola parada (con la información que tenemos hasta ahora) es comenzar con el neumático blando durante 27 vueltas, y luego rodar 31 vueltas con el neumático medio hasta el final.

También con un tiempo muy similar a éste sería comenzar con el neumático blando durante 24 vueltas y luego hacer 34 vueltas con el duro hasta la bandera a cuadros

En la Q1, exactamente un segundo separó la P1 de la eliminación, así que se pudo ver una pelea clasificatoria realmente más apretada que nunca.

Las velocidades de este año pese a que los coches son más pesados, están siendo realmente rápidas: el récord de la vuelta se rompió en la Q2 y luego se volvió a bajar en la Q3.

Ferrari fue el único equipo que tomó la salida con el neumático medio al comienzo de la calificación, pero los diez mejores saldrán en carrera con el blando.

Pierre Gasly, el piloto de Red Bull, se pondrá en marcha el 17º después de haber sido eliminado en la Q1 y podría ser capaz de utilizar una estrategia arriesgada para adelantar posiciones en carrera.

La nueva regla que otorga un punto adicional para la vuelta más rápida (sólo si quien la realice acaba entre los 10 primeros) podría empujar a algunos pilotos a hacer una parada cerca del final, si las circunstancias son las adecuadas.

MARIO ISOLA, jefe de Pirelli F1: “Como de costumbre, los tiempos más rápidos llegaron al final de cada sesión, con temperaturas en la pista bajando y mucha acción, subrayando lo cerca que están los márgenes en esta primera carrera de la temporada. El trabajo de los neumáticos estuvo a la altura en cada compuesto, con Ferrari mostrando bastante velocidad con el medio también en la Q1. Con las tres estrategias potenciales de carrera muy cerca sobre el papel, como es habitual, disminuirá la temperatura y la degradación del neumático blando en particular el día de la carrera. Con las temperaturas más altas, la degradación del neumático blando también tiende a ser más alta, lo que empuja a los equipos hacia un primer cambio muy pronto para pasar a un compuesto más duro, o a hacer más de una parada “.
[fuente y fotos © Pirelli Media F1]