Michelin y la familia de MotoGP se encuentran en el tercer país europeo en cuatro semanas, esta vez en el Autodromo Internazionale de Mugello en Italia para disputar la sexta ronda del Campeonato del Mundo 2019 y el Gran Premio d’Italia Oakley.

Datos del Autodromo Internazionale de Mugello en Italia

Tras un gran comienzo de temporada, Michelin tiene previsto mantener el ritmo en su viaje a uno de los circuitos más pintorescos del calendario. Situado en las laderas de la Toscana, Mugello es una franja de asfalto de 5.245 m que se recorre en el sentido de las agujas del reloj, con 15 curvas – 6 a la izquierda y 9 a la derecha – con cambios de altitud, curvas rápidas y fluidas, giros lentos y una recta en la que los pilotos pueden alcanzar velocidades superiores a los 350 km/h. Este complejo circuito es uno de los más rápidos y exigentes del año, en el que los neumáticos Power Slick de MICHELIN tendrán que soportar zonas de frenada brusca, zonas de aceleración intensa y curvas de todo tipo, además de una superficie de asfalto de rugosidad media, todo lo cual supone unas exigencias específicas para los neumáticos. Los neumáticos disponibles para los pilotos constarán de compuestos blandos, medios y duros que incluyen la nueva tecnología de caucho para la rueda trasera, al igual que en toda la gama del resto de la temporada. Además, las traseras también tendrán un acabado asimétrico con el lado derecho más duro para combatir las curvas que en mayor medida van en esa dirección, mientras que los delanteros sí que son simétricos.

Lorenzo (Ducati) ganó en 2018 por delante de Dovi y Rossi

A pesar de su bella ubicación y su posición geográfica muy favorable tanto para pilotos como para aficionados que hacer del GP italiano una de las carreras más esperadas del año, Mugello también puede sufrir aguaceros y siempre es posible que el tiempo sea húmedo al menos cambiante. Esta perspectiva significa que una gama de neumáticos MICHELIN Power Rain estará disponible si es necesario. Éstos serán en compuesto blando y medio, con los traseros copiando a sus equivalentes slicks con un acabado asimétrico con el lado derecho más duro y los delanteros, también siguiendo el ejemplo de los slicks, con un diseño simétrico.

Piero Taramasso – Director de Michelin Motorsport dos ruedas: “Mugello es sin duda una de las pistas más especiales del calendario. Su magnífica ubicación lo hace destacar, pero también es uno de los trazados más exigentes. Los neumáticos realmente tienen que trabajar duro durante todo el fin de semana y tenemos que tener una selección que pueda cubrir muchas eventualidades. Puede hacer frío por las mañanas, antes de que el sol llegue a las colinas y caliente el asfalto, y luego, cuando lo haga, la pista puede calentarse mucho, así que necesitamos una selección para cubrir todas esas variables. Además, tiene muchos aspectos diferentes, desde las frenadas bruscas hasta las velocidades muy altas, por lo que tenemos que seleccionar y asignar unos neumáticos que satisfagan todas esas demandas, tanto para la estabilidad como para dar consistencia y buen agarre, algo que los neumáticos de la nueva tecnología ya han demostrado que pueden hacer. Esperamos con impaciencia lo que Mugello nos tiene reservado, y estaremos a la altura de las circunstancias”.
[fuente y fotos Michelin Motorsport]

Clasificación mundialista tras Le Mans

Una mirada en profundidad al uso de los sistemas de frenado de MotoGP en el Autodromo del Mugello

  • Del 31 de mayo al 2 de junio, el Autodromo del Mugello acogerá la 6ª prueba de la temporada 2019 del Campeonato del Mundo de MotoGP.
  • Desde 1976, la pista de la provincia de Florencia ha acogido el GP del Campeonato del Mundo, pero sólo desde 1994 ha sido la sede permanente del GP italiano.
  • Valentino Rossi ha corrido allí desde 1996 y ha conseguido 9 victorias en todas las categorías, siempre con pinzas, discos y pastillas Brembo.

Los 5.245 metros de la pista que serpentea por las colinas toscanas destacan por sus frecuentes cambios de pendiente: si te arriesgas a perder la velocidad necesaria para hacer las curvas de subida después de frenar demasiado, en las curvas de bajada corres el riesgo contrario, es decir, de correr mucho porque has frenado demasiado tarde.

La pista también cuenta con una de las rectas más largas del calendario del Campeonato (1.141 metros) que exige un motor potente y, naturalmente, un sistema de frenado de primera clase para que no pierdas en la frenada lo que hayas ganado en la recta.

Ésto explica por qué el 100 % de los pilotos de MotoGP confían en los sistemas Brembo, una elección válida para todas las carreras del Campeonato del Mundo de 2019.

A excepción de la curva 1, las 14 curvas restantes de Mugello están espaciadas de forma bastante uniforme a lo largo de la pista, dando tiempo a los discos de carbono para que se enfríen, a pesar de las altas temperaturas que el asfalto Florenciano suele alcanzar por estas fechas.

Según los técnicos de Brembo, el Autodromo del Mugello entra en la categoría de pistas de dificultad media para los frenos. En una escala de 1 a 5, obtuvo un 3 en el índice de dificultad, la misma puntuación otorgada a Le Mans (que, sin embargo, tiene rectas mucho más cortas) y otras 8 pistas.

Al igual que el GP de Catar, el Autodromo del Mugello también tiene una frenada a más de 350 km/h (concretamente a 355 km/h) y todas las demás a menos de 270 km/h. En total, los pilotos de MotoGP utilizan los frenos Brembo 9 veces por vuelta, en un total de 30 segundos, lo que se traduce en un 28% de toda la carrera. De todas las carreras de Gran Premio celebradas este año, éste es el porcentaje más bajo; en Jerez, este valor fue del 31 por ciento y en otros tres circuitos fue del 30. La deceleración media es de 1,11 G, idéntica a los valores de Silverstone y Aragón. Sumando toda la fuerza que un piloto aplica en la palanca de freno desde la línea de salida hasta la bandera a cuadros, el resultado es de más de 830 kg. Durante una vuelta en Mugello, los pilotos aplican una fuerza de casi 36 kg en la palanca del freno.

De los 9 tramos de frenado más importantes del Autodromo del Mugello, sólo 2 están clasificados como exigentes en cuanto a los frenos, mientras que 4 son de dificultad media, y los 3 restantes sólo suponen un ligero reto para los sistemas de frenado.

El tramo de frenada más difícil es la curva de San Donato (curva 1): al final de un tramo recto y en bajada, las motos de MotoGP llegan a 355 km/h (un poco más rápido si hay rebufo) y entran en la curva 1 a 93 km/h. Para lograrlo, los pilotos frenan durante 6 segundos, durante los cuales recorren 334 metros. La desaceleración es brutal de 1,5 G y supera en 0,18 G a la del Porsche 911 GT3. La carga de la palanca es de 6,4 kg y la presión del líquido de frenos Brembo HTC 64T alcanza los 13,7 bar. Esa presión alcanza los 9,1 bar en las curvas 10 (Scarperia) y 12 (Correntaio): en ambos casos, las motos llegan a menos de 240 km/h y frenan durante menos de 5 segundos, y la carga en la palanca es de 4,2 kg.

Cabe destacar los 209 metros de frenada en la curva 15 (Bucine) debido a su configuración en descenso: las motos de MotoGP pasan de 262 km/h a 112 km/h en 4,3 segundos y la deceleración máxima alcanza los 1,4 G.

Los frenos Brembo han ganado las últimas 26 carreras de GP en Italia, incluida la edición de 1993 celebrada en Misano. Después de todo, hace apenas dos semanas Brembo celebró 24 años consecutivos desde su última ‘no-victoria’ en una carrera de 500 MotoGP: una racha increíble, sobre todo teniendo en cuenta que, a diferencia de los neumáticos, todos los equipos pueden elegir libremente el sistema de frenado que consideren mejor.

Jorge Lorenzo ha ganado 6 de las últimas 8 carreras italianas de MotoGP: ¿podrá aumentar su racha a caballo de la Honda?
[fuente Brembo]

Horario europeo habitual, así que las Qs serán el sábado 1 de junio a partir de las 14:10h y la carrera, a 23 vueltas, el domingo 2 de junio a las 14:00h

Estadísticas completas de los pilotos tras Le Mans aquí 

Racecard vía MICHELIN con toda la info en este enlace

PDF vía BREMBO con todos los datos de Mugello aquí