Datos del GP de Austria 2019 y del Circuito de Red Bull Ring

  • Nombre de la Carrera; Formula 1 Myworld Grosser Preis Von Österreich 2019
  • Nombre del circuito; Red Bull Ring
  • Primera carrera; 1970
  • Ganadores de ediciones anteriores; 2018 Verstappen, 2017 Bottas, 2016 Hamilton, 2015-2014 Rosberg
  • Distancia del trazado; 4,318 km
  • Distancia de Carrera; 71 vueltas = 306,452 km
  • Nº de curvas; 10 (3 izquierda y 7 derecha)
  • Pole 2018; Bottas en 1’03”130
  • Vuelta rápida 2018; Raikkonen en 1’06”957
  • Récord de vuelta en carrera; La de 2018 de Raikkonen en 1’06”957
  • Récord absoluto; Pole de Bottas en 2018 de 1’03”130
  • Distancia desde la pole hasta la curva 1; 216,94 metros (la más larga de la temporada Sochi con 1029,5 metros).
  • Longitud pit lane de velocidad limitada a 80 km/h: 359,2 metros
  • Drive-Through a 80 km/h: 16,164 segundos
  • Probabilidad de Safety Car; 40% (2 en los 5 últimos años)
  • Recta más larga; 868 m antes de la curva 10ª y 1ª (la más larga de la temporada: Bakú, 2,100 km)
  • Velocidad máxima 327,4 km/h (antes de la curva 4)
  • Evolución de la pista; Media. De FP1 a Q3 -1,709 segundos en 2018 y de Q1 a Q3 -0,950”
  • Acelerador a fondo; 73 por ciento de la vuelta (el más alto de la temporada). Recorren el 79% de la longitud de la vuelta con el pie a fondo.
  • Zonas DRS; 3 (entre las curvas 1ª-2ª, entre la 3ª-4ª y entre la 10ª-1ª).
  • Máximo G Lateral; 4,8G en la curva 9
  • Consumo de combustible; Bajo
  • Desgaste de frenos; Medio
  • Frenadas de más de 2 G; 3
  • Frenadas de más de 4 G; 3
  • Máxima frenada; 5,2G en la curva 3 para pasar de 328 km/h a 84 km/h en 2,59 segundos
  • Exigencia ERS; Alta. Se utiliza bastante
  • Cambios de marcha por vuelta; 40
  • Adelantamientos SIN DRS 2018 (excepto salida): 9
  • Adelantamientos CON DRS 2018: 16
  • Total de pit stops 2018: 23
  • Neumáticos elegidos 2018; Ultrablando, superblando y blando
  • Estrategia ganadora 2018; Una parada. Max Verstappen tomó la salida con superblandos usados en Q2 y paró en la vuelta 15ª para montar blandos nuevos con los que completó la 71 vueltas.
  • Neumáticos elegidos 2019; C4 blando, C3 medio y C2 duro

[fuentes; Mercedes AMG F1 y Brembo]

La Fórmula 1 sigue expandiéndose a nuevas ubicaciones. En los últimos años hemos visto interesantes retornos a circuitos clásicos, como en el caso del GP de Austria y su extraordinaria conexión con los aficionados. El circuito moderno tiene el mismo diseño que el usado en el periodo de 1997 a 2003, cuando se denominaba A1-Ring. Es una versión recortada, esbozada inicialmente por el antiguo piloto de McLaren Alex Wurz, del famoso Österreichring.

Quizás algo más tranquilo que la media de circuitos de F1, Spielberg y el GP de Austria han demostrado ser una excelente ubicación para los aficionados a la acampada en un marco que da lugar a una excelente atmósfera durante un fin de semana especialmente centrado en el circuito en sí. Recortado sobre una colina, es uno de los circuitos más cortos de la F1 y resulta visible desde cualquiera de los puntos de observación que lo rodean.

Con una carga aerodinámica media, Spielberg tiene solo nueve curvas, en las que condensa todas las condiciones posibles. La zona de frenada a tope que precede a la curva dos, de baja velocidad, representa una buena oportunidad de adelantamiento, mientras que las enrevesadas curvas de alta velocidad ocho y nueve permiten a los monoplazas adoptar diferentes trazadas por la anchura de la sección. La tracción es un factor fundamental, al igual que el calentamiento de las gomas. La corta distancia por vuelta y el limitado número de curvas requieren un esfuerzo por parte de los pilotos para calentar los neumáticos delanteros.

Carlos Sainz, McLaren #55: “Vamos a Austria con un buen impulso después de una buena actuación en Francia. Fuimos el cuarto coche más rápido allí durante todo el fin de semana y mi ambición es seguir acercándonos a los coches de delante, manteniendo el resto de equipos del centro de la parrilla detrás nuestro. No es fácil, pero estamos trabajando en la dirección correcta y todavía tenemos que seguir empujando en cada carrera. El domingo por la tarde, después de la sesión informativa de la carrera, nuestro enfoque cambió inmediatamente a la maximización de nuestro paquete para lo que puede ser un circuito exigente como el de Austria. Se trata de la primera back-to-back de la temporada y no puedo esperar a volver a correr”. [fuente; McLarenF1]

Informe Pirelli F1 del GP de Fórmula 1 de Austria de 2019

En el espacio de menos de una semana, nos vamos directamente de una de las vueltas más largas en el calendario de la F1 (en Francia) hasta la más corta, en términos de tiempo por vuelta, en Austria. Una vuelta al Red Bull Ring lleva poco más de un minuto y la vuelta más rápida de la historia se estableció en la Q3 del año pasado en 1’03”130. Es probable que este récord caiga este año con los neumáticos que Pirelli ha escogido para el fin de semana que son el C4 para el blando, el C3 para el medio y el C2 para el duro.

El circuito de Red Bull Ring regresó al calendario de la F1 en 2014 con en las montañas de Estiria. Los dos primeros sectores son bastante rápidos, mientras que el último sector es más lento y más técnico.

La tracción y las frenadas son las principales características del Red Bull Ring, con las curvas unidas por una serie de breves rectas. Debido a que es un trazado muy corto, el tráfico es a menudo un problema.

El clima suele ser cálido en verano, pero la proximidad del circuito a los Alpes del Norte de Estiria aumenta la posibilidad de que aparezca la lluvia o al menos que el clima sea más variable. Sin embargo, el año pasado hizo calor con temperaturas de pista cercanas a los 40 grados centígrados.

Históricamente, ésta ha sido normalmente una carrera de una sola parada con niveles relativamente bajos de desgaste y degradación de los neumáticos. El año pasado se impuso el piloto de Red Bull Max Verstappen con una estrategia de una sola parada de superblandos usados a blandos nuevos para cubrir las 71 vueltas al trazado de Spielberg. Los once primeros realizaron una sola parada, aunque varios prefirieron la estrategia de ultrablandos a blandos, pero también hubo varios pilotos que pararon dos veces fuera del top ten.

La mayoría de las curvas son a la derecha, pero las dos más exigentes en términos de energía a través de los neumáticos son hacia la izquierda. En consecuencia, los neumáticos entran en ellas casi fríos, ya que no están trabajando apenas hacia ese lado durante la vuelta. Una clave para extraer el mejor tiempo de vuelta será sin duda maximizar el rendimiento de los neumáticos teniendo en cuenta esta particularidad.

Los seis pilotos de los tres mejores equipos han elegido diferentes opciones de neumáticos entre ellos, algo que es relativamente inusual y que podría conducir a algunas batallas y tácticas interesantes.

Mario Isola – Jefe de Pirelli F1: “Como el año pasado, tenemos exactamente la misma nominación para Austria que teníamos para Francia, con las carreras de nuevo separadas por tan sólo una semana y en la misma época del año. La diferencia es que los compuestos de 2019 están más uniformemente espaciados, así que deben fomentar una mayor variedad de estrategias de paradas en boxes y mejores carreras. Austria es una pista inusual, con muchas curvas ciegas y elementos impredecibles, tales como el clima y el tráfico. Ésto significa que se necesita un montón de confianza, así como una gran exactitud en la puesta a punto para obtener el máximo rendimiento de los neumáticos en esta pista corta y así maximizar las diferentes oportunidades que se presenten. También en términos de estrategia Spielberg es un circuito en el que siempre hemos tenido algunas ampollas en el pasado, pero estamos seguros de que vamos a ver diferencias este fin de semana con la especificación de los neumáticos de 2019”.

Tras el GP Pirelli permanecerá en Austria para otra prueba privada con Alfa Romeo probando los neumáticos slicks prototipos de F1 para 2020 el martes y el miércoles. [fuente y fotos © Pirelli F1]

El GP de Fórmula 1 austriaco de 2019 según Brembo

La Fórmula 1 permanece en el corazón de Europa para la 9ª prueba del Campeonato del Mundo de 2019. El teatro del GP de Austria es el Red Bull Ring, inaugurado en mayo de 2011 y situado cerca de de la localidad de Spielberg, en Styria.

Aunque tiene más o menos la misma longitud que los circuitos de Budapest y Montreal (unos 4,3 km), el circuito austriaco es el único del Campeonato del Mundo en el que una vuelta dura menos de 65 segundos. Ésto se debe a las altas velocidades alcanzadas, pero también al reducido número de curvas, de las cuales sólo 3 requieren el uso de frenos durante más de un segundo. Las numerosas ondulaciones de la pista complican la decisión del piloto de frenar en el momento oportuno y es que desde el punto más alto hasta el más bajo hay de hecho una diferencia de nivel de 65 metros.

Según los técnicos de Brembo, que han clasificado las 21 pistas del Campeonato del Mundo, el Red Bull Ring cae en la categoría de circuitos de dificultad media para los frenos. En una escala del 1 al 5, obtuvo un 3 en el índice de dificultad.

En cada vuelta los frenos se utilizan 7 veces, durante menos de diez segundos en total, 8 décimas menos que en la pista de Monza. Desde la salida hasta la bandera a cuadros, el sistema de frenado está en acción durante un total de 11 minutos y medio, lo que equivale al 15 por ciento de toda la carrera.

Los frenos se utilizan aún menos en la segunda mitad de la pista, a partir de la curva de Rauch (curva 6). Si en realidad en la primera mitad los pilotos utilizan los frenos durante 6 segundos y medio, en la segunda parte los utilizan solamente durante unos 3 segundos.

La deceleración máxima también se ve afectada por esta variación; de una media de 5,2 G en el primer tramo a 2,3 G en la segunda mitad. En consecuencia, la deceleración media es de 3,5 G y la energía disipada durante el frenado en todo el GP de cada monoplaza es bastante limitada, de sólo 201 kWh.

Durante toda la carrera, un piloto utiliza los frenos un poco menos de 500 veces, ejerciendo una carga total de 38,5 toneladas sobre el pedal de freno.

De los 7 puntos de frenado del Red Bull Ring, 3 están clasificados como duros para los frenos y 4 son ligeros.

El más desafiante es la curva Remus (curva 3). En ésta los monoplazas llegan a 328 km/h y en 2,59 segundos disminuyen a 84 km/h. Para lograrlo, los pilotos deben ejercer una presión de 174 kg sobre el pedal del freno y desacelerar en 5,2 G recorriendo 127 metros.

Los pilotos también están sometidos a la misma deceleración de 5,2 G en la siguiente curva, la de Schlossgold (curva 4), debido a que en la recta anterior alcanzan los 331 km/h. La velocidad de entrada en la curva es ligeramente mayor que en la curva de Remus ya que en ésta entran a 120 km/h, y además utilizan los frenos durante 2,57 segundos ejerciendo una carga sobre el pedal de “sólo” 171 kg.

Los monoplazas con frenos Brembo han ganado los últimos 7 GGPP austriacos. Éste es uno de los pocos circuitos en el mundial en el que Sebastian Vettel aún no ha triunfado. La última victoria en Spielberg de Ferrari se remonta a 2003, cuando el circuito se llamaba A1-Ring. [fuente; Brembo]

Horarios (peninsular español)

-el viernes 28 los libres 1 de 11:00 a 12:30h y los libres 2 de 15:00 a 16:30h

-el sábado 29 los libres 3 de 12:00 a 13:00h y las Qs a partir de las 15:00h

-el domingo 30 la carrera (71 vueltas) a partir de las 14:10h

Las frenadas en Austria F1 vía ‘BREMBO’ en este enlace

Los datos de Austria F1 vía ‘Mercedes AMG F1aquí