Fernando Alonso y Marc Coma se llevan de la Lichtenburg 400 una valiosa experiencia rally raid en el Toyota Hilux

Fernando Alonso y Marc Coma completaron una experiencia de aprendizaje llena de acontecimientos, pero de gran valor en la Lichtenburg 400 en Sudáfrica los pasados 13 y 14 de septiembre con el Toyota Hilux de Toyota Gazoo Racing.

Clasificación final de la Lichtenburg 400

Después de las sesiones de entrenamiento en Namibia y Polonia, el dúo español realizó la quinta prueba de la South African Cross Country Series, la Lichtenburg 400, su primera competición de rally raid juntos en el Toyota Hilux.

La tripulación completó un shakedown de 300 kilómetros en el terreno variado de la ruta de competición como parte de su formación el 12 de septiembre. Ésto dio a la pareja un tiempo adicional en el Hilux además de permitir a Marc a familiarizarse con el libro de ruta del evento y los sistemas de navegación a bordo utilizados durante la competición.

Durante el prólogo del 13 de septiembre -lo que determina el orden de salida en el día de la carrera- Fernando y Marc comenzaron la ruta de 55 kilómetros desde la 10ª posición. A pesar del polvo levantado por el grupo de cabeza, el equipo mostró un fuerte ritmo durante la primera parte de la ruta, alcanzando y rebasando a varios competidores antes de meterse en aire más limpio. Fernando y Marc registraron un brillante tercer mejor tiempo global a tan sólo 32 segundos de la pole, siendo superados solamente por sendos compañeros en el Toyota Gazoo Racing y Henk Lategan y Giniel de Villiers ambos sudafricanos y a bordo de Toyota Hilux.

Fernando Alonso y Marc Coma en la Lichtenburg 400

Partiendo desde la tercera posición en el día de la carrera, el equipo experimentó un vuelco suave en la marca de 27 kilómetros. El parabrisas del Hilux se rompió y la pareja perdió tiempo al colocar de nuevo el coche sobre las cuatro ruedas y más tarde para quitar el vidrio. A pesar de los problemas, Fernando y Marc continuaron hasta el final del bucle de 190 kilómetros usando gafas para ayudar a la visibilidad en el polvo.

En el servicio del mediodía, el equipo Toyota Gazoo Racing reemplazó rápidamente el parabrisas y completó las reparaciones de la carrocería de menor importancia en el Hilux en el limitado tiempo disponible y, junto con los organizadores del evento, se decidió que la tripulación iniciara el segundo bucle por delante de los demás competidores para disponer de aire limpio y así ganar en kilometraje de calidad.

Una colisión con un ave a los cinco kilómetros del segundo bucle dio como resultado un segundo parabrisas roto. Fernando y Marc volvieron a demostrar su determinación para completar el último bucle de 190 kilómetros, turnándose para mantener el parabrisas roto en su lugar entre la conducción del uno y la navegación del otro. Aun así, siguieron registrando tiempos parciales competitivos y se clasificaron en el 16º tiempo final en la general.

En total, Fernando y Marc sumaron otros 728 kilómetros de kilometraje del entrenamiento durante el Lichtenburg 400 por campos de maíz, ondulantes caminos y cauces de ríos secos. Aún más inestimable que el kilometraje en una disciplina diferente de deporte de motor para la nueva pareja española son las lecciones aprendidas y la experiencia acumulada en la competición de rally raid.

La Lichtenberg 400 la ganaron el vencedor del Dakar 2009 Giniel de Villiers y su navegante Dennis Murphy mientras que sus compañeros de equipo en el Toyota Gazoo Racing Henk Lategan y Brett Cummings terminaron segundos, pero ese resultado fue suficiente para ganar el título 2019 de la South African Cross Country Series a falta de una prueba.

El siguiente reto para Fernando y Marc como parte de su programa de entrenamiento intensivo será el Rally de Marruecos, que tiene lugar cerca de la ciudad marroquí de Fes del 3 al 9 de octubre, y que el año pasado el vencedor fue el actual campeón del Dakar, Nasser Al-Attiyah y su navegante Mathieu Baumel.

Visto como un precursor del Dakar, la ruta de la edición 2019 del Rally de Marruecos contará con un diseño de hoja de trébol con cinco etapas de competición con salida y llegada cerca de Fez. Los competidores recorrerán una distancia total de 2.500 kilómetros, de los cuales 1.868 serán de etapas especiales cronometradas, con una mezcla de pistas de tierra y pasos de dunas de arena de difícil navegación.

Glyn Hall, jefe del equipo: “Desde luego, este fin de semana Fernando demostró que tiene velocidad y Marc por su parte la capacidad de copilotar el Hilux en competición. A pesar de los altibajos, este fin de semana fue una experiencia muy valiosa para la tripulación. Estamos viendo la rápida progresión de uno de los mejores pilotos del mundo en una disciplina que nunca ha experimentado antes. Con tan sólo cinco meses para prepararse para una de las carreras más duras en los deportes de motor, tenemos una increíble tarea por delante. En el prólogo, vimos que Fernando puede mantenerse cerca de los mejores pilotos en Sudáfrica, que son tan buenos como los del resto del mundo. Compitiendo a este nivel en términos de velocidad y con una curva de aprendizaje verdaderamente muy empinada, esperábamos pequeños contratiempos en el camino. Éste es exactamente el tipo de experiencia que necesitan tener por lo que no es una sorpresa si sucedieron contratiempos durante la carrera. La determinación mostrada por Fernando y Marc es nada más y nada menos que impresionante. La tripulación volvió al coche y completó el primer bucle sin un parabrisas con la gran cantidad de polvo que había, y de nuevo en el segundo bucle sujetando el parabrisas durante la mayor parte de la etapa”.

Fernando Alonso: “Cada vez que subimos en el coche aprendemos algo y nos vamos familiarizando más y más con el Hilux. Por desgracia, hoy fue un poco un día de pesadilla para nosotros. Por la mañana, volcamos un poco y se rompió el parabrisas, lo que afectaba a nuestra visibilidad, así que tuvimos que quitarlo. Hicimos el resto del bucle con gafas, detrás del polvo que levantaban todos los coches. Para el segundo bucle, los organizadores permitieron que tomáramos la salida delante, para tener una visión clara. Después de unos kilómetros, un pájaro chocó con el parabrisas se rompió de nuevo, así que tuvimos que recorrer cerca de 200 kilómetros con una mano en el parabrisas y la otra en el volante. No fue el mejor día para nosotros, pero hemos sido capaces de rodar más kilómetros en el Hilux y eso es bueno para experimentar estas cosas antes de llegar a las carreras más importantes”.

Marc Coma: “Hoy ha sido un día muy duro para nosotros después de un muy buen día ayer. Empezamos la carrera bien, pero volcamos. Aun así nos las pudimos arreglar para terminar el bucle. Luego empezamos el segundo bucle con un nuevo parabrisas para obtener más experiencia en el Hilux. Después de unos pocos kilómetros, chocamos con un pájaro y de nuevo se rompió el parabrisas. El viento y el polvo comenzaron a entrar en el interior del coche, y así es muy difícil conducir hasta el final. Realmente no fue fácil sostener el parabrisas en su lugar mientras navegaba al mismo tiempo. Con Fernando, superamos la situación juntos y llegamos al final de la carrera. Incluso con todos los retos que tuvimos que afrontar hoy, todavía conseguimos obtener una gran cantidad de kilómetros valiosos y sabemos que todo ésto es parte de la experiencia que estamos reuniendo”.
[fuente y fotos © Toyota Gazoo Racing]