Previo Michelin de la cita australiana de MotoGP en el circuito de Phillip Island

El punto medio de la gira de tres semanas consecutivas de Michelin y MotoGP por la costa del Pacífico será en Phillip Island para asistir al Gran Premio de Australia de Motociclismo Pramac Generac y a un evento que será testigo de una situación única pues tendrá lugar por primera vez una prueba de neumáticos en mitad de un fin de semana de carreras.

Phillip Island, con su franja de asfalto de 4.448 metros sobre los acantilados con vistas al estrecho de Bass (un tramo de mar que separa Tasmania del estado de Victoria en el continente australiano), es uno de los circuitos más exigentes del calendario de MotoGP. El trazado antihorario con siete curvas a izquierdas y cinco a derechas, somete a los neumáticos a grandes exigencias debido a los esfuerzos que se ejercen sobre la goma y a la necesidad de controlar las altas temperaturas que se generan en este circuito abrasivo.

En esta época del año también es necesario un calentamiento rápido de las gomas ya que el clima más fresco que se puede experimentar puede provocar que los laterales del neumático se enfríen de forma repentina.

Con todos estos requisitos, los neumáticos Power Slick de Michelin disponen de una gama única de compuestos específicamente diseñados para este exigente circuito. Los denominados neumáticos ‘Phillip Island’ responden a las expectativas de los pilotos y de sus respectivas máquinas, permitiéndoles llegar al límite con total confianza. Disponible en blando, medio y duro tanto para la rueda delantera como para la trasera, ésta es una de las tres únicas ocasiones de esta temporada en las que todas las ruedas distribuidas serán asimétricas -las otras son Sachsenring y Valencia- con el lado más duro en este evento apareciendo a la izquierda para hacer frente a las exigencias extremas a las que se somete ese borde del neumático.

Con su posición sobre el mar y en esta época del año en Australia -allí ahora es principios de primavera- Phillip Island es propensa al viento y al clima húmedo. Si alguna precipitación cae sobre la pista, entonces los neumáticos Michelin Power Rain estarán disponibles. Esta asignación está igualmente diseñada para satisfacer las necesidades particulares del circuito y estará disponible en compuestos blando y medio con acabado simétrico para la rueda delantera, con un blando y un medio asimétricos para la trasera, de nuevo con el lado izquierdo más duro.

Phillip Island también será testigo de una primicia, ya que Michelin llevará a cabo una nueva prueba de neumáticos durante el fin de semana de carreras. La nueva especificación trasera, probada en Barcelona, Brno y Misano, será evaluada en el circuito australiano para dar a Michelin la oportunidad de evaluar esta última evolución del neumático -que tiene una nueva construcción y está diseñado para mejorar las prestaciones- en un circuito que impone grandes exigencias al neumático trasero. Cada piloto tendrá uno de estos neumáticos disponible en una especificación de compuesto blando o medio y deberá probarlo en una sesión separada de 20 minutos que tendrá lugar a las 15:55 horas hora local del primer día del Gran Premio de Australia, si el clima lo permite. Los tiempos registrados no contarán para la clasificación y los neumáticos sólo podrán utilizarse en esta sesión de test obligatoria y no estarán disponibles para ninguna otra sesión de entrenamientos, clasificación, calentamiento o carrera. La nueva especificación está diseñada para la temporada 2020 y, tras la evaluación de los datos recogidos en Phillip Island, se tomará una decisión en Clermont-Ferrand sobre su inclusión en la asignación del próximo año. Este nuevo neumático para el test tendrá un diseño asimétrico que se ajustará a las exigencias del circuito -al igual que los neumáticos de la carrera con el lado izquierdo más duro- y contará con los compuestos específicamente diseñados para combatir las enormes tensiones a las que están sometidos los neumáticos en Phillip Island. Cada piloto deberá hacer un mínimo de 11 vueltas y podrá emparejar este neumático de prueba con un Power Slick Michelin delantero de las especificaciones disponibles en la pista australiana, teniendo en cuenta que este delantero extra no procederá de la asignación de los pilotos para el fin de semana y se suministrará por separado a la asignación habitual. El test único fue propuesto inicialmente a los pilotos por Dorna y el IRTA durante el reciente fin de semana de carreras en el Gran Premio Michelin de Aragón y fue aprobado por unanimidad por todos los presentes en la Comisión de Pilotos, certificando así el deseo de los pilotos de MotoGP de la introducción de esta nueva construcción de neumáticos traseros para 2020.

Piero Taramasso, jefe de Michelin Motorsport dos ruedas: “Después de tres años como Gran Premio Michelin, parecerá extraño venir a Phillip Island sin nuestro nombre puesto por todo el circuito, pero ésto no significa que vayamos a tomarnos el fin de semana a la ligera. Ésta sigue siendo una gran carrera para nosotros, ya que es una carrera que somete a nuestros neumáticos a condiciones extremas para producir el agarre, la durabilidad, la consistencia y el rendimiento que exige este circuito. Traemos una selección única de compuestos para aquí y tienen tareas muy específicas, no sólo para todo lo que he mencionado, sino que tienen que lidiar con el clima que puede hacer en Phillip Island. Este es un reto que disfrutamos y esperamos con interés. También tenemos la responsabilidad añadida de realizar una prueba independiente adicional para el neumático trasero propuesto para 2020. Hemos tenido alguna exitosa prueba ya, pero necesitamos evaluarla en una pista con altas exigencias como ésta, Sachsenring o Termas. No ha sido posible hacer un test completo en ninguna de esas sedes, así que tenemos un pequeño margen de tiempo para probar durante este fin de semana de carrera, por lo que estamos muy agradecidos s a los pilotos, Dorna e IRTA por hacerlo posible. Es una prueba muy importante ya que marca la próxima evolución del Michelin Power Slick de MotoGP”.
[fuente y fotos © Michelin Motorsport]

Brembo analiza en profundidad el uso de los sistemas de frenado de MotoGP en el circuito de Phillip Island

El tercero de las carreras de póquer entre Asia y Oceanía, el GP de Australia, está programado para los días 25-27 de octubre en Phillip Island y será la 17ª carrera del Campeonato del Mundo de MotoGP de la temporada. Inaugurado en diciembre de 1956, el circuito ha albergado los 500 cc de MotoGP desde 1989 y el Mundial de Superbike desde 1990.

Situado en Phillip Island, a 140 km de Melbourne, de todos los circuitos del campeonato, éste es el más cercano al Polo Sur. En las últimas cuatro ediciones, la posición en el paralelo 38 sur se tradujo en temperaturas rígidas: Durante la carrera en 2016 y 2019, la temperatura del aire nunca superó los 13° C (55° F) y en 2018 alcanzó su punto máximo a 16° C (61° F).

Para mantener la temperatura de funcionamiento correcta de los frenos, las motos de MotoGP utilizan a menudo cubiertas de carbono, las mismas que utilizan en otros circuitos cuando llueve. Los pilotos pudieron cambiar a discos de acero cuando llovió, pero en 2017 en Motegi, los primeros 9 pilotos demostraron que también es posible correr bajo la lluvia con los discos de carbono Brembo, obteniendo también un gran beneficio de ello.

Según los técnicos de Brembo, que asisten al 100% de los pilotos de MotoGP de 2019, el Circuito de Gran Premio de Phillip Island sólo es ligeramente exigente con los frenos. En una escala de 1 a 5, ganó un 1 en el índice de dificultad, una puntuación que sólo Assen de las otras 18 pistas ganó. La misma puntuación se dio en la carrera de Superbike.

Aunque hay 12 curvas, la pista australiana sólo tiene siete puntos en los que las motos de MotoGP frenan, que es el mismo número que las Superbikes. Ninguna otra pista del Campeonato del Mundo de MotoGP requiere menos frenadas: Buriram y Spielberg también tienen siete secciones de frenado.

En promedio, los frenos se utilizan durante 22 segundos por vuelta en Phillip Island, lo que representa el 25% de la duración total de la carrera. Y las cercanas aguas heladas del Océano Pacífico facilitan la dispersión del calor acumulado. La deceleración media es de 1,07 G, pero en cuatro de las siete secciones de frenado no supera 1 G.

Sumando toda la fuerza que un piloto aplica en la palanca de freno desde la línea de salida hasta la bandera a cuadros, el resultado es de poco menos de 5,9 toneladas, el más bajo de todo el campeonato. Para las Superbikes, sin embargo, el valor está más cerca de 4,9 toneladas porque sus carreras son de sólo 22 vueltas, en comparación con las 27 vueltas de las carreras de MotoGP.

De los siete tramos de frenado del circuito, sólo uno está clasificado como exigente con los frenos, otro es de dificultad media y los 5 restantes son ligeros.

Con 268 metros (879 pies) de espacio de frenado, la primera curva después de la línea de llegada es la más exigente para el sistema de frenado: Las motos de MotoGP pasan de 341 km/h (212 mph) a 189 km/h (117 mph) en 3,8 segundos y los pilotos experimentan una desaceleración de 1,5 G. En esta curva, las Superbikes requieren menos tiempo (3,3 segundos) y menos espacio (224 metros o 735 pies) porque son unos 30 km/h (19 mph) más lentas.

Clasificación del Mundial de Pilotos MotoGP tras Motegi

La cuarta curva destaca por la carga que ejerce sobre la palanca de freno (4,5 kg) y la presión del líquido de frenos Brembo HTC 64T, que alcanza los 9,7 bar. Muchos consideran que la velocidad a la que las motos de MotoGP comienzan a frenar aquí es bastante modesta, por así decirlo: 223 km/h (139 mph). Siguen frenando durante 4,8 segundos. Las cifras para las Superbikes son idénticas excepto por la presión del líquido de frenos Brembo, que es mucho menor.

En los otros cinco tramos de frenado, las bicicletas reducen su velocidad en menos de 100 km/h (62 mph), por lo que la distancia de frenado nunca supera los 140 metros (459 pies). En la curva 9, los pilotos utilizan los frenos durante sólo 2,7 segundos, lo que es suficiente para reducir la velocidad de 222 km/h (138 mph) a 144 km/h (89 mph).

Las motos con frenos Brembo han ganado 27 de las últimas 30 ediciones de clase Premium del GP de Australia. Las últimas seis carreras fueron ganadas a medias por los hondureños y a medias por los pilotos de Yamaha, mientras que la última vez que Ducati ganó fue en 2010.
[fuente BREMBO]

-Marc Márquez llega a Phillip Island después de protagonizar una racha de 13 podios consecutivos –nueve victorias y cuatro segundas posiciones–, la más larga de su carrera deportiva.

Marc Márquez, Repsol Honda #93: “El de Phillip Island es uno de mis circuitos favoritos, lo disfruto mucho, especialmente en las curvas de izquierda. Pero es un trazado donde las otras motos, sobre todo las Yamaha, pueden ser fuertes. Normalmente tenemos mucha competencia ahí y va a ser un reto, como siempre. Nuestro objetivo, por supuesto, es intentar ganar, pero una vez comience el fin de semana veremos dónde estamos y analizaremos la situación. Nos enfrentamos a cada carrera con la misma mentalidad. Mick Doohan es uno de los primeros nombres que me viene a la cabeza, Doohan contra Crivillé en 500 c. c., por tanto, igualar esos números para mí es muy especial”.
[fuente Repsol Media]

Horarios MotoGP Australia (hora peninsular española)

-Viernes 25 FP1 de 1:50 a 2:35h y FP2 de 6:05 a 6:50h
-Sábado 26 FP3 de 1:50 a 2:35h, FP4 de 5:25 a 5:55h y Qs de 6:05 a 6:45h
-Domingo 27 Carrera (27 vueltas) a partir de las 5:00h [ya del nuevo horario de invierno que toca cambio de hora]

Descarga la Race Card MICHELIN en este enlace

Las frenadas en Phillip Island vía BREMBO en este enlace

Estadísticas vía Dorna de los pilotos de MotoGP tras Japón aquí