Volvía el WRC a Cataluña después de un año fuera por culpa de la pandemia y, como siempre, un espectáculo total, eso sí este año sólo asfalto, aunque reconozco que se ha echado de menos ese día de tierra y la locura de las asistencias cambiando las configuraciones de los coches a asfalto en tiempo récord.

Desde el primer momento en el shakedown el jueves se notaba que la lucha iba a ser encarnizada y sin margen para errores, con Ogier mandando seguido muy de cerca por Neuville, Evans y Sordo.

Ya en modo competición pura y dura, en el primer bucle matinal del viernes empezó mandando Evans por 7,6 segundos sobre Neuville, 15”6 sobre Ogier y 22”2 sobre el ídolo local Dani Sordo con Cándido Carrera a su derecha. Por la tarde ya tomaba la delantera un intratable Neuville sobre Evans por 6,7 segundos, 25”7 con Ogier y Sordo a 31”9.

El sábado tras el bucle de los tres tramos matinales Neuville aumentaba a 9 segundos su margen sobre Evans, con Ogier 3º a 32” y Sordo a la sombra del francés a sólo dos décimas. Por la tarde siguió igual con Neuville de líder sólido pero lo más significativo fue que al tramo urbano de Salou de poco más de 2 km. Ogier llegaba con 6”9 de margen sobre Sordo en la pelea que ambos tenían por el tercer escalón del podio, pero el francés calaba su Toyota Yaris en una horquilla y quedaba relegado a la posición 16ª de ese tramo, perdiendo 6”5 con Neuville y 5,7 con Sordo por lo que acababa la segunda jornada con el cántabro a 1”2.

Con todo esto llegaba el domingo con los últimos cuatro tramos en los cuales el de Puente San Miguel volaba marcando los cuatro scrach y ganando los 5 puntos añadidos de la Power Stage en Riudecanyes 2 consiguiendo así la tercera posición por detrás de Neuville y Evans y dejando al 7 veces campeón del mundo Ogier a 6”8 anotándose su pódium n°50 en el WRC en sus 15 años en la élite del campeonato del mundo. ¡Bravo Dani!

En el WRC 2 la victoria fue para el francés Eric Camilli con Citroën C3 R5 que acabó 9º en la general tras Nil Solans y Marc Martí que hicieron un gran papel en su primer rally a los mandos de un Hyundai i20 Coupe WRC. Camilli dominó la categoría de plata desde el principio con un ritmo infernal, aunque el mundial es finalmente para Mikkelsen quien con su Škoda Fabia R5 evo se ha coronado pese a su ausencia en el Catalunya.

La victoria en la categoría de WRC 3 fue para el finlandés Emil Lindholm (Škoda Fabia Rally 2 evo) y el mundial de la categoría de bronce se lo ha adjudicado el polaco Kajetan Kajetanowicz con igual montura.

En el mundial júnior la victoria fue para Sami Pajari que ha hecho historia con su Ford Fiesta Rally4 de M-Sport Polonia ganándolo con solo 19 años y 325 días y siendo el primer finlandés en conseguirlo en sus 20 años de existencia.

En el Cataluña siempre hay una caravana de clásicos que hacen las delicias de todos los aficionados y que dejan ver máquinas como los añorados Grupos B de mediados de los 80, máquinas de los años 90 o los Maxi Kit-car como los Ibiza de Rius y Bardolet que precisamente conmemoraban los 25 años de su participación en el mundial de rallyes.

Mención muy especial para CATCOM RACING con sus ganas de pasarlo bien y de que los demás disfrutemos de su precioso Mitsubishi Galant VR-4. ¡¡¡Juan y Montserrat; muchas gracias por todo!!!

Y ésto se acaba amig@s porque el próximo rally WRC será en Monza y allí finalizará este año el campeonato del 19 al 21 de noviembre.
[texto y fotos Eduardo Ruiz Jiménez]

Artículo en ‘La Web del Motor’ del final del RACC Catalunya Rally de España 2021 en este enlace