Las silly season siempre han deparado movimientos sorprendentes, u otros que pese a ser arriesgados han terminado resultando muy productivos, al mismo tiempo que fichajes relativamente lógicos no terminaron de salir del todo bien. Además, y como estamos viviendo de primera mano estos días, la rivalidad y tensión entre los equipos no se limita solo a la acción en pista, sino que esta acaba alcanzando las salas de negociación y en algunas ocasiones los tribunales de justicia.

    Recientemente Christian Horner recapituló en una escena que, a día de hoy, resultaría llamativa de ver, aunque en su momento tenía bastante lógica y nos vuelve a dejar con la sensación de: ‘¿Qué habría pasado sí…?’

    Cuando Red Bull monopolizó la F1

    A comienzos de la década de 2010, la marca de las bebidas energéticas culminó su desembarco en este negocio, arrasando en los campeonatos durante 4 temporadas seguidas. A razón de esto, no es de extrañar que muchos de los grandes pilotos de la parrilla, tratasen de persuadir a la directiva de Milton Keynes para encontrar acomodo en sus filas, como así volvía a reconocer Horner recientemente: “Lewis y yo hemos tenido un par de conversaciones a lo largo de los años”, declara Christian para Daily Mail.

    De paso, el experimentado ingeniero comenta como se interpretaban estos ofrecimientos por parte del equipo que tenía la sartén por el mango en aquella época, y de quien dependía abrir o cerrar la puerta de los campeonatos a los pilotos: “Entre 2010 y 2013, tenía muchas ganas de venir y pilotar para Red Bull. Teníamos a Sebastian en ese momento y tener dos pilotos alfa no habría tenido sentido para nosotros”, prosigue el británico, quien admite lo contrario que hubiese sido esta incorporación para la filosofía de la escudería, que siempre ha preferido tener un piloto dominante.

    Mejor fuera de McLaren

    Por último, Horner también ha añadido como fue el papel que jugó dentro del movimiento de Lewis a Mercedes a finales de 2012, justo cuando la marca de la estrella comenzó a alzar el vuelo: “Niki Lauda estaba en Mercedes y estaba muy interesado en llevarse a Lewis y recuerdo haberlo animado a que lo hiciera. Estábamos peleando contra McLaren y en 2012 tenían el coche más rápido y sentimos que Lewis en un McLaren sería más una amenaza que si se iba a Mercedes”, comenta Horner, quien defendiendo los intereses inmediatos de su equipo, acabó por hacerse un flaco favor, respecto a los que iban a ser sus máximos rivales en el futuro: “Animé a Niki a gastar el dinero ya que Lewis estaba vacilando un poco. Sería justo decir que me resultó contraproducente”, reconoce el mandamás de Red Bull, pues Lewis acabó bajándose de McLaren en el momento oportuno, y tuvo la suerte de acercar con el que podría ser el fichaje más arriesgado y exitoso de la historia de la F1.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io

    Fuente: www.caranddriver.com