Desde que Alpine dejase escapar a Fernando Alonso y perdiese potestad sobre Oscar Piastri y su destino a comienzos del mes de agosto, se han sucedido indicios y rumores vinculando a un importante número de pilotos de la parrilla y la órbita de la F1, para acompañar a Esteban Ocon en la escudería gala el año que viene. Sin embargo aún no hay nada confirmado y el tiempo apremia

    Recientemente se desveló que Alpine habría decidido aprovechar uno de los test que desde el equipo tenían acordados con Piastri en 2022, para organizar un casting con varios de estos nombres como Antonio Giovinazzi, Nick de Vries y Jack Doohan; todo con la intención de analizar de forma rápida el rendimiento de estos candidatos que aspirarían a uno de los asientos más cotizados de la actual zona media de la F1. Sin embargo este método poco habitual para determinar el potencial o la valía de un piloto respecto a otros no es muy lógico desde el punto de vista de Damon Hill, quien ha ofrecido su visión al respecto, y de los factores que según él deberían guiar la elección de un piloto en detrimento de otros.

    Donde se encuentra realmente la velocidad

    De esta forma, el campeón del mundo de 1996 ha profundizado sobre las cualidades de un piloto que puede estar por encima del propio ritmo de un piloto a una vuelta y en solitario: “Las pruebas son formas muy imperfectas de verificar si alguien es lo que quieres o no”, opina Hill al tiempo que argumenta esta afirmación:

    Y se trata tanto de las sensaciones, se trata tanto de cuándo el piloto entra al garaje, cómo les responden los mecánicos, cómo responden los ingenieros a esta persona, si pueden generar esta cualidad mágica, este sentido de liderazgo en un equipo, ya que se trata de puro ritmo”, agrega el británico, quien en base a su amplia experiencia, entiende que la velocidad y el ritmo se descubren mejor por la forma de trabajar que por el desempeño en un simple test.

    Tiempos que engañan

    Para refutar su tesis, Damon pone el claro y recurrente ejemplo de las sesiones de pruebas en pretemporada, y las engañosas conclusiones a las que se llegan desde fuera, teniendo en consideración únicamente la tabla de tiempos: “Si vas a toda velocidad, puede ser muy engañoso, especialmente en una prueba, porque no es fácil decir en un test quién fue rápido”.

    ¿Cuántas veces vamos a las pruebas de invierno y, de repente, Haas es el más rápido y piensas: ‘Bueno, van a ganar el Campeonato Mundial’?”, sitúa un Damon Hill que desconfía mucho de que la idea de Alpine sea la más adecuada para establecer conclusiones sobre quien merezca realmente ese preciado volante.

    Por supuesto, llegas a la primera carrera, no es nada de eso. Una prueba es un día largo, conduciendo por un circuito donde las condiciones cambian todo el tiempo”, continúa explayándose el expiloto y narrador de F1 sobre la comparativa en las pretemporadas.

    Finalmente, Hill no solo encuentra poco útil valorar los resultados de este modo para decidir a quién fichar, sino que también advierte lo inútil de establecer una comparativa de un piloto a otro, dado que las condiciones cambiantes de la pista pueden afectan directamente al tiempo y adaptación al trazado de los candidatos: “¿Cómo se compara lo similar con lo similar? Pones a un chico al día siguiente, es una historia totalmente diferente”, finaliza un escéptico Damon Hill.

    Fuente: www.caranddriver.com