El pasado Gran Premio de Italia dejo mucho que desear en motivos no estrictamente deportivos, pero que acabaron afectando y mucho con el espectáculo en pista, y a lo deportivo, tanto en las categorías de apoyo que también corrieron en el Autódromo de Monza –F2 y F3–, como en la propia F1 a raíz sobre todo de la improvisación del criterio para aplicar las sanciones en parrilla, o todo lo que rodeo al safety car que durmió y mató la carrera en las últimas vueltas, cuando los aficionados esperaban ansiosos un desenlace cargado de emoción.

    Esta sensación un tanto decepcionante ha sido compartida por los máximos directivos de la F1, pero por motivos diferentes a los que cualquiera podría esperar tras haber visto como se desarrolló el evento en todos los sentidos.

    Nadie está exento

    Y es que Domenicalli aprovechó para repasar la fragilidad de la continuidad d cualquier evento a día de hoy para hacer valer sus exigencias al Autódromo: “El gran premio merece estar en el calendario pero, como he dicho antes, la historia ya no es suficiente para poder asegurar tu lugar en el campeonato mundial de F1 hoy”, amenaza el presidente de la F1 quien se sirve de esta advertencia para introducir sus demandas: “Esperamos que se haga la mejora de infraestructura que hemos definido, tanto para los equipos como para el público”, acompañó el exjefe de equipo de Ferrari, quien espera un mayor esfuerzo por parte del organizador italiano para mejorar la calidad del servicio.

    Obviamente el COVID ha antepuesto otras necesidades y otras prioridades, pero ahora hay proyectos definidos que hay que llevar a cabo y ya no hay tiempo”, prosigue el mandatario, para quien el plan de actuación ha de ser urgente, pese a que Monza cuenta con contrato hasta 2025.

    Esenciales para la continuidad

    De esta forma, la Fórmula 1 ponen en jaque al único circuito que ha estado presente e todas las ediciones del campeonato del mundo, pidiendo una modernización por la cual ya han pasado otras pistas recientemente, como los GP de España, Bélgica, Brasil o Canadá: “Las obras son necesarias para la modernización del lugar y para ayudar a los fans a experimentar el gran premio de la mejor manera posible”, recalca Stefano Domenicalli, indicando lo primordial de estas modificaciones para mejorar la experiencia.

    Sobre la posibilidad de que Monza se caiga del calendario, o entre en la lista de candidatas a quedarse fuera del calendario en un futuro, el presidente de la F1 expresa: “Espero que no. No quiero ni pensar que debamos llegar a medidas de este tipo”, dejando claro su inflexibilidad al respecto, a lo que añade para concluir:

    Pero por el bien de un gran premio que merece estar en el calendario, ahora necesitamos los hechos, y un plan definitivo y claro de cuándo comenzarán los trabajos ya definidos. El promotor también lo sabe”, sentenció Domenicalli para cerrar.

    Fuente: www.caranddriver.com