Kimi Raikkonen es de esos pilotos carismáticos y veloces que se les recordarán porque sus mundiales no van acorde al talento mostrado. El finlandés se llevó una única vez el trofeo de Campeón del Mundo en toda su larga trayectoria deportiva, fue en 2007 cuando superó a Lewis Hamilton y Fernando Alonso por un solo punto en una temporada de hachazos en McLaren, sumado al caso del Spygate y donde Ferrari aprovechó la oportunidad. Desde ese momento nadie se podría imaginar que los italianos no volverían a conseguir ningún título más de pilotos hasta la fecha, ni que Kimi no volvería a ganar nunca más. Por aquel entonces trabajaba con él Marc Priestley, ex mecánico suyo en McLaren Mercedes
    y dice que podría haber ampliado su palmarés si hubiera tenido una mayor aplicación de lo que sucedía en la pista , en lugar de evadirse y centrarse en lo ajeno fuera.

    Un talento que vivió de la F1 pero sin ser su mayor prioridad en la vida

    Para el que fuera su mecánico, la carrera de ‘iceman’ estuvo llena de potencial no realizado, y eso que hasta la fecha es el piloto con más carreras disputadas retirándose con un bagaje de 21 victorias y 103 podios además de su título mundial. “Kimi fue el más rápido a una vuelta en su día. Pero él estaba lejos de ser el piloto de Fórmula 1 más completo. Ganó un campeonato mundial, no lo puedes noquear, pero solo ganó uno“, explicó al podcast Pit Stop con los que colabora a menudo .

    Asegura que si se hubiera fijado en la implicación de Lewis Hamilton habría conseguido agrandar su palmarés. “Y creo firmemente, y él no tenía ningún deseo de hacer esto, pero si se hubiera aplicado como un Lewis Hamilton, podría haber ganado muchos campeonatos mundiales”, asegura Priestley

    Seguramente habría habido más si no se hubiera tomado años sabáticos en 2010 y 2011 para probar suerte en los rallies y una breve experiencia en NASCAR. “Tenía esa cantidad de talento, mientras que Lewis aplica, hasta el día de hoy cada pequeña ventaja“, afirma.

    Y también hace alusión a Fernando Alonso, rival y ex compañero de Kimi muchos años, y otro piloto de los de su generación (ambos debutaron en 2001 en F1), poniendo en valor la figura del asturiano como modelo en el que pudo haberse fijado el nórdico. “Creo que Fernando es exactamente igual. Lo hicieron de diferentes maneras esos dos, pero creo que Fernando y Lewis fueron los dos que intentaron abarcar todo para ser el mejor piloto de Fórmula 1. A Kimi le encantaba estar detrás del volante, todo lo demás de la Fórmula 1 lo odiaba. No podía soportarlo, solo quería conducir”, concluyó.

    Fuente: www.caranddriver.com