Las sanciones en el Gran Premio de Italia fueron protagonistas por el gran cambio de sancionados que hubo y el lío de la FIA para confeccionar la parrilla. Toto Wolff cree que hay que encontrar una solución al respecto, pero que actualmente es un mal necesario.

    El problema de las sanciones en parrilla

    Al igual que ocurrió en Bélgica, Monza fue un circuito que muchos equipos aprovecharon para cambiar componentes de motor ya que es un circuito donde los adelantamientos no son extremadamente complicados.

    Durante el transcurso del gran premio vimos a pilotos sancionando hasta el fondo de la parrilla, pilotos con 15 o 10 puestos de sanción o hasta pilotos con cinco puestos de sanción. Todo eso provocó que el orden de salida de carrera tardase más de cuatro horas en ser comunicado por la complejidad para ordenar la parrilla.

    Esto generó mucha polémica, pues horas después de la clasificación aún no se sabía cómo iba a ser la parrilla de salida para el Gran Premio de Italia. Sin embargo, pese a la polémica con las sanciones, Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes, cree que las sanciones en la parrilla es un mal necesario que actualmente se ha de mantener ya que no hay alternativas.

    “Debemos recordar por qué tenemos esa regla. En cuanto al chasis, tenemos un límite de costes, y antes no lo teníamos. En cuanto al motor, todavía no tenemos ese límite de costes”, comentó Wolff en unas declaraciones que recoge Motorsport.

    Si no hubiera penalizaciones en la parrilla, tendríamos motores de clasificación cada fin de semana. No cinco, ¡sino 20! Los grandes equipos y los fabricantes originales gastarían todo lo que pudiesen para obtener una ventaja”, continúa explicando Toto.

    “Así que, obviamente, tiene que haber un factor que limite y evite eso, y de ahí viene esa regla. ¿Pero se ha complicado demasiado? Sin ninguna duda.

    Posibles opciones para eliminar las sanciones

    Durante esta última semana, mucha gente ha hablado de posibles soluciones para evitar las sanciones y que se repita lo vivido en Monza. Una de ellas es restar puntos a los equipos que penalicen en el mundial de constructores, aunque Wolff no está muy por la labor.

    “Una de las cosas negativas podría ser que el campeonato de pilotos sería el único que cuente, y que algunos tiren el mundial de constructores para ganar el campeonato con un piloto montando una nueva unidad de potencia en cada carrera”, comentó el de Mercedes.

    “Creo que tenemos que reconsiderarlo cuando entre en vigor el límite de costes para los motores, y entonces todo eso desaparecerá. Pero, aun así, no queremos que haya una carrera armamentística en ese sentido”, dijo para concluir Toto Wolff.

    Fuente: www.caranddriver.com