Fernando Alonso terminó poco menos que eufórico el Gran Premio de Estados Unidos. Físicamente dolorido tras un gran vuelo en su impacto con Stroll y las barreras, agotado tras una gran remontada, ligeramente asustado por lo que podría haber sido el accidente, y algo frustrado tras no haber podido contener tras de sí a Lando Norris; con sus palabras, su mejor carera de la temporada.

    Nueva sanción postcarrera

    Todo quedó en nada cuando Alonso conoció que se le impuso una sanción tras la carrera -otra vez- y quedaba fuera de los puntos. Alpine se pronunció afirmando que iban a protestar contra la reclamación de Haas, por ser presentada fuera de tiempo, pero el mero hecho de ser aceptada pese a estar fuera de tiempo, ya es mal precedente para el equipo francés. Alonso, guardó silencio.

    No fue hasta que se conoció que la FIA aceptaba en primera instancia la protesta de Alpine contra la reclamación de Haas, cuando el piloto asturiano se pronunció a través de las redes sociales.

    “Gracias por todos los mensajes que recibí ayer y hoy. Es uno de esos raros momentos en el deporte, que siento que todos estamos en la misma dirección y compartimos la misma opinión sobre las reglas y regulaciones.

    Por lo tanto, el jueves es un día importante para el deporte que tanto amamos, ya que esta decisión dictará si vamos en la dirección correcta para el futuro. Gracias de nuevo por todo su apoyo.”

    El citado jueves es el día que se discutirá la apelación de Alpine y si a Fernando Alonso se le devuelve la séptima posición o finalmente queda relegado a la decimoquinta plaza.

    Apoyo masivo

    El piloto español ha contado con numerosos apoyos, especialmente de pilotos, que no entienden los argumentos esgrimidos por la FIA en cuanto a la peligrosidad de pilotar sin espejo y por qué le dejaron completar la carrera en esas opciones.

    Fuente: www.caranddriver.com